Comentando el paso evangélico del buen ladrón, el Papa, improvisando, afirmó: «Hoy todos podemos pensar en nuestra historia, en nuestro camino. Cada uno de nosotros tiene su historia, cada uno de nosotros tiene también sus errores, sus pecados, sus momentos felices y sus momentos oscuros», según reproduce la agencia Ansa.

«Nos hará bien en esta jornada pensar en nuestra historia y mirar a Jesús y desde el corazón repetirle tantas veces, pero con el corazón en silencio, `recuérdame Señor, ahora que estás en tu reino, Señor, recuérdame que quiero ser bueno pero no tengo fuerza, no puedo, soy pecador, pero recuérdame Jesús, tú puedes recordarme porque tú eres el centro, tú estás en tu reino», afirmó en oración.

«Hagámoslo hoy todos juntos, tantas veces: recuérdame Señor, tú que eres el centro, tú que estás en tu reino», dijo Jorge Bergoglio a los fieles.

El Pontífice definió en la homilía «Cristo centro de la creación y de la reconciliación» y dijo: «Por ende la actitud pedida al creyente, si quiere ser tal, es la de reconocer y acoger en la vida esta centralidad de Jesucristo, en los pensamientos, en las palabras y en las obras».

«Sólo así -agregó nuevamente improvisando- nuestros pensamientos serán pensamientos cristianos, pensamientos de Cristo, nuestras obras serán obras cristianas, obras de Cristo, nuestras palabras serán palabras cristianas, palabras de Cristo».