Ángeles Rawson

El pasado miércoles, Jorge Mangeri volvió a declarar ante el juez Javier Ríos en la causa que investiga el crimen de Ángeles Rawson y en la que el portero es el único imputado.

Con esta declaración, más los resultados de la última junta médica, el magistrado resolvió cambiar la calificación legal de los hechos que se le atribuyen a Mangeri.

Estos son algunas de las principales consideraciones manifestadas en la resolución del juez Ríos:

«El imputado M. [Mangeri] abusó sexualmente de la menor por su condición de mujer, aprovechándose asimismo de la edad de la niña – 16 años- y de la superioridad física del imputado, mediando violencia de género».

«Frente a la imposibilidad de consumar la penetración, para ocultar los delitos de abuso sexual y lesiones provocadas, así como procurar su impunidad, con una mano le comprimió el cuello a la menor -dejando improntas equimóticas en la zona- y con la otra la sofocó, obstruyendo los orificios nasales y la boca, manteniendo este mecanismo de asfixia mixta hasta que la niña perdió la vida».

«Con la misma intención de ocultar los delitos detallados y procurar su impunidad, se deshizo del cuerpo de la víctima, introduciéndolo en el en el circuito de recolección y procesamiento de residuos del CEAMSE, previo atarle las muñecas y tobillos, colocarle una soga alrededor del cuello con varios nudos y una bolsa plástica de nylon color verde en la cabeza con la inscripción «Día%», e introducir el cuerpo en ese estado dentro de una bolsa de consorcio de color negra».

«Mediante los golpes, el deponente causó lesiones en los ojos de la damnificada y en la zona bucal las que derivaron en la fijación de improntas dentales en la mucosa labial y una pequeña fractura de porción de esmalte a nivel de la cúspide disto-vestibular del segundo molar inferior izquierdo, debido al brusco cierre que generó el impacto entre los arcos dentarios superior e inferior».

«A través de un mecanismo de compresión-tracción que generó sobre el cuerpo de la menor y los golpes que le propinaba le provocó un área contuso-equimótica en el tercio superior del tórax así como las siguientes lesiones óseas también a nivel torácico: fractura del tercio medio de la clavícula derecha, fractura de la apófisis espinosa de la vértebra dorsal 1 (D1); fractura de las costillas derechas: 9°, 10° y 11° y de las costillas izquierdas: 3° y 4°»

«La víctima resultó lesionada en la zona paragenital, presentando equimosis en la cara interna de raíz de muslo izquierdo (ingle), y por la misma razón -agresión sexual- sumada a la defensa que opuso la menor le produjo sendas equimosis en las caras internas de ambos muslos y una equimosis en la cara interna de la rodilla izquierda».

«La víctima a fin de evitar ser accedida carnalmente se protegió su zona genital con ambas manos y el inculpado en su intento de penetrarla trató violentamente de quitarlas de allí lo que le provocó a la damnificada lesiones en el dorso de ambas manos».

«La resistencia opuesta por la menor al ataque del imputado quedaron rastros genéticos del mencionado debajo de las uñas de la mano derecha».

Ríos también cuenta que primero Mangeri se negó a declarar. Que luego aceptó declarar pero sin responder a preguntas. Que negó todo y denunció las presuntas amenazas por parte de personal policial. «Vino la fiscal, muy cansado me inculpé. Lo único que quería era irme a mi casa porque me sentía muy cansado y hostigado por este subcomisario», dijo Mangeri, según cita el juez, en referencia al día en que se autoincriminó ante la fiscal María Paula Asaro.

En su última declaración, Mangeri dijo: «De eso soy totalmente inocente. Yo jamás, jamás abusé ni abusaría de alguien» (sic).

El portero también declaró: «Están tratando de generar un perfil mío que yo no lo tengo. Hay mucha gente, muchas chicas adolescentes, algunas viven solas en el edificio donde trabajo.que podrían declarar si en algún momento se sintieron hostigadas o si alguna vez les dije frases con doble sentido. Jamás he tenido problemas»

Sobre Ángeles, Mangeri dijo que era una «chica muy buena, introvertida» (sic) con la que nunca mantuvo un diálogo más allá del saludo.

El portero también sostuvo «que había extraviado su teléfono celular el día viernes 14 [de junio, días después de la muerte de Ángeles], cuando regresaba a de ver a su primo, y que no recordaba en qué circunstancias lo perdió».

Con respecto a las lesiones que tenía en su cuerpo, Mangeri explico que «Lo que pasó es que perdí el equilibrio con la escalera cuando estaba pintando y me golpeé con un fierro que tiene la ventana y unos clavitos que tenía la pared».

En su última declaración, luego de explicar las lesiones, dijo estar muy cansado y pide cortar la indagatoria. Tiene una charla con sus abogados, vuelve a declarar y se rectifica con respecto al día en que dijo haberse caído de la escalera. Aclara que fue el miércoles 12 de junio, no el lunes 10.

Sobre esta explicación sobre las lesiones, el juez Ríos sostiene: «Sus manifestaciones lucen inverosímiles por cuanto las explicaciones sobre los mecanismos de producción de las lesiones sufridas carecen de toda lógica, y se presentan como una burda maniobra para intentar alejar su clara responsabilidad en los hechos investigados».

Para Ríos, «se encuentra acreditada, por auto de procesamiento firme, la intervención material de J. N. M. [Mangeri] en el homicidio de quien en vida fue A. R.[Ángeles] y que el grado de participación que le cabe por tal accionar es el de autor material».

Por todo esto, le imputa los delitos de abuso sexual con acceso carnal en grado de tentativa agravado por haberse causado un grave daño en la salud física de la víctima en concurso real con el delito de femicidio también agravado por su comisión criminis causae -por haber sido cometido para ocultar el delito precedente y procurar su impunidad.

Ríos decide mantener la prisión preventiva y ampliar el embargo sobre los bienes de Mangeri «por la suma de quinientos mil pesos ($ 500.000) los que sumados al dispuesto a fs. 1267/1286 constituyen un total de un millón quinientos mil pesos ($ 1.500.000)».

Fuente: La Nacion