Vicente Pernía

Nada menos que el Metropolitano del ’76 (y otro en el ’81), el Nacional del mismo año y un doblete en el ’78, que incluyó el bicampeonato en la Libertadores y la Intercontinental -todo bajo la batuta del ‘Toto’ Lorenzo-, hacen que la palabra de Vicente Pernía, uno de los símbolos en la historia de Boca, tenga lugar para ser escuchada. En diálogo con el programa de Niembro en Radio 9, la vieja gloria «xeneize» despotricó contra Juan Román Riquelme, otro gran ídolo y capitán del equipo en la actualidad.

«No puede ser que el líder de Boca diga que lo más fácil es correr y después no lo haga. Le diría que corra por respeto a la gente, a la camiseta y a los compañeros. No cumple ni con practicar ni con cuidarse en la semana, no da todo lo que tiene que dar», arrancó el «Tano», quien tuvo también su paso por la Selección. Lo señaló como el principal problema actual y dijo que limita al resto: «Dice ser hincha de Boca y elige cuándo juega y cuándo no».

La temperatura de sus comentarios fueron en aumento a medida que surgían más aristas en la entrevista: «Bianchi tiene un compromiso con Román, que faltó a la palabra, porque dijo que no iba a volver. Lo hizo porque vio que perdía mucho dinero sin jugar«. Pero no fue lo único que mencionó en torno a la cuestión económica, ya que también sentenció: «Tiene 35 años, pero cuando pelea contratos, lo hace como si tuviera 23. Deben exigirlo, es el que más gana».

Tuvo un paso por Estudiantes de La Plata y Vélez, pero el club con el que más está identificado es Boca y lo manifestó: «Es un líder negativo, sin dudas… Las consecuencias las paga Boca y yo no quiero que termine como las desgracias que le pasaron a otros equipos grandes». Después de esto, también esparció culpas, ya que desde su punto de vista, Leandro Paredes y Pablo Ledesma se contagiaron de su actitud. Y el «Cata» Díaz, la ligó de rebote: «¿No tiene la personalidad para decirle que corra un poco más? Si no es necesario que se pelee…».

Trazó un paralelismo con el plantel de 1978 y aseguró que «si esto pasaba en aquel entonces, Riquelme se tenía que pelear con los jugadores de Boca todos los días. Yo le hubiera dicho al técnico: ‘juega él o yo’. Lo vivimos con Rattin, casi nos fuimos al descenso». Se fijó en la estadística y sacó a relucir que «Boca ganó más cuando no jugó él que cuando lo hizo» y  lo comparó: «Distintos son los Bermúdez, los Sena, Los Ruggeri, que trabajan a morir y no te limitan, te obligan».