Más de 3.200 espectadores poblaron el teatro porteño para despedir la innovadora serie, de corte juvenil, que presentó la historia de siete `Seres de luz` encomendados a unirse con seis humanos para intentar salvar al mundo de su destrucción.

Además de su contenido propio del género fantástico, «Aliados» apostó a una novedad: el adelanto de sus capítulos en forma diaria y vía web para luego rematarlos en la pantalla abierta de Telefé y en la señal de cable Fox, a través de la que se irradió a otros 17 países.

Con Marley como bastonero y la algarabía de miles de fans que aportaron adrenalina y fervor, los actores de «Aliados» lideraron esta noche el ritual de despedida organizado en el Gran Rex.

Con estilo portentoso, los protagonistas de la serie que tuvo como máxima figura a Boy Olmi, transitaron la alfombra roja montada en el teatro. Los juveniles Natalie Pérez y Joaquín Mendez recibieron a cada figura en un extenso prólogo del capítulo final.

«Exploto de amor. Se generó un puente invisible con el público. Estoy emocionada», expresó, exultante, Cris Morena, creadora del ciclo y para desatar la euforia de los presentes.

Luego se emitió el capítulo y el desenlace estuvo a tono con la dimensión ficticia que los autores trabajaron desde el estreno, el 10 de junio pasado.

Así creció una trama donde cobraron relevancia palabras como anorexia, egoísmo, soledad, abandono y bullying, a través de las historias de seis jóvenes «perdidos» y que fueron guiados en su camino por los `Seres de Luz`.

En ese contexto, el amor imposible entre Noah (Peter Lanzani) y Venecia (Jenny Martínez), el eje de las historias de la ficción, se cerró sin solución.

«Aliados» marcó el postergado regreso a la televisión de Cris Morena tras el fallecimiento de su hija Romina Yan en septiembre de 2010.

El espacio en la pantalla de Telefé que deja vacante la serie de Cris Morena será ocupado por emisiones especiales de «Tu cara me suena», otro de los envíos que conduce Marley.