agua

En la ciudad de Andalgalá el agua es escasa y sale turbia. Sobre la problemática y tras la queja permanente de vecinos, el director de la D.A.S.I. en Andalgalá Ariel Giordani reconoció la situación y aclaró que están trabajando, aún con los cortes de energía. Mientras, por la turbiedad, manifestó que cambiarán los filtrantes y que también renovarán la arena. Esto producirá un cambio y el líquido saldrá claro.
Girodani manifestó: “La planta principal de la ciudad es automatizada y al quedar sin energía se nos baja la cisterna; por esta razón hay lugares que se quedan rápido sin el líquido elemento, que generalmente son los sectores altos de la ciudad”.
Respecto de lo necesario para las tareas de mantenimiento en la planta, dijo el director: “Hemos recibido arena desde Entre Ríos y ya podremos cambiar los filtrantes y, si Dios quiere, durante la semana, completar los seis que tiene la planta nueva. Así iremos solucionando la turbiedad que dejan las crecientes y otros inconvenientes que tenemos después de los cortes de energía”. Dejó en claro a la población que, a pesar del color que muchas veces no tiene el agua, la misma es absolutamente potable, esto está comprobado mediante estudios realizados por el hospital zonal, también con la bioquímica Chayle en forma privada, y se han hecho análisis en laboratorios de la provincia.
Giordani, que se interiorizó en Pomán sobre los problemas hídricos del departamento, dijo que allí, desde el Concejo Deliberante, se aseguró que el agua que les proveían no era apta para consumo humano. “Esto es absolutamente falso: aquí hay otros temas de por medio, el que hizo el estudio es un bromatólogo del lugar y el que firma dicho estudio como Presidente del Concejo Deliberante es la misma persona. Hay que tener en cuenta cómo se tomaron las muestras, cómo se conservaron, etc., porque desde el laboratorio y desde el municipio también se hizo esta observación”, aclaró.