Papás de Keila Reinoso en FM Acuario

Keila Lujan Reinoso de solo 13 años dejo lo terrenal para ocupar un lugar en el universo de dios. Lo absurdo se enmarco en una cruel realidad. La perversidad del individuo no tiene límites y la capacidad de asombro pareciera que no se termina. Indignante. No hay derecho alguno para sesgar la ilusión de quien recién, apenas comenzaba a soñar con vuelos de palomas blancas, con estrellas alcanzables que hasta se podían atrapar solo con la magia que la vida joven es capaz de hacerlo. Decía Amado Nervo, “la juventud no esta hecha para pensar, sino para amar, para emprender, para luchar. El pensamiento es función de la madurez, como la manzana es fruto de octubre”. Para menguar el dolor irreparable solo hace falta justicia, plena, rápida y “justa”.

Los gritos del vulgo atribuirán, como suelen, los crímenes a los vencidos. Pero la divina venganza dará testimonio de la verdad, que es quien la administra. Es admirable, a pesar del dolor insoportable, como  se destila paz y se pide que sea en paz. Viviendo en paz, sin violencia, nuestro fin  llegar se advierte, y ver con calma la muerte, hace feliz la existencia. Somos humildes pero no ignorantes, dijo su familia. Keila esta entre nosotros y solo pide descansar en paz. La marcha del silencio solo clama por justicia. Que no se malinterprete, pronuncio enfáticamente un dolido familiar, ni política, ni religión, nada mas que justicia terrenal ya que la justicia de dios esta asegurada. Que nadie se atreva a tapar con mieles la amargura del dolor. Sea la ley suprema el bien del pueblo.

 

Redacción: Jorge Varas FM Acuario