ambulancia llega al lugar del accidente
Tras el fatal accidente, sábado a la mañana una de las ambulancias arriba a la guardia médica con uno de los heridos. Foto: Elpatagonico

En las vísperas de las fiestas navideñas, cuando muchas familias se trasladan desde diferentes puntos del país por las rutas argentinas, se registró un trágico choque frontal en cercanías de la localidad de Garayalde con el saldo de tres víctimas fatales. Otras dos fueron trasladadas con heridas de consideración al Hospital Regional.
El accidente se produjo a las 6:30 del sábado en el kilómetro 1.694 de la ruta Nacional 3, en el tramo que une Garayalde con Comodoro Rivadavia. De acuerdo a los datos brindados por la policía, los dos ocupantes de un Volkswagen Fox –dominio HXV 710— se dirigían desde esta ciudad hacia el norte, con destino final la provincia de Catamarca.
El vehículo era comandado por Carlos Esteban Alanis, quien es oriundo de Tinogasta, pero que reside hace muchos años en Comodoro Rivadavia. Iba junto a Alberto Martín Aparicio (41).
En tanto, el Volkswagen Gol -dominio APA 541- circulaba en sentido contrario. Había partido de Buenos Aires y tenía como destino final la ciudad santacruceña de Los Antiguos, indicaron desde la Unidad Regional. El rodado era conducido por Jorge Daniel Padilla e iba acompañado por sus tres hijos, entre los cuales se encontraba una niña de 8 años.
Por causas que tratarán de establecer los peritos policiales, el Gol se habría cruzado de carril en plena recta y provocado el impacto frontal. Una ocasional automovilista fue la primera en encontrarse con el trágico cuadro y de inmediato puso en conocimiento a la policía y bomberos de la ciudad.
Así fue como concurrieron los efectivos de Garayalde que se encontraban a unos 25 kilómetros del accidente y solicitaron la unidad de rescate del Cuartel Central de los bomberos voluntarios. Tras efectuar 150 kilómetros, los voluntarios tuvieron que trabajar en ambos vehículos para rescatar a los involucrados de entre los fierros retorcidos.
El conductor del Fox acusó lesiones de carácter grave y fue trasladado, al igual que los restantes heridos. Mientras, su acompañante pereció casi en el acto producto de las graves heridas sufridas.
Dos ambulancias del puesto sanitario de Garayalde se encargaron de los traslados de los heridos, debido que en la ciudad funcionaba una sola unidad sanitaria.
Por su parte, Padilla y el mayor de sus hijos -que hasta anoche no pudo ser identificado por la policía- quedaron atrapados en el habitáculo y no pudieron resistir a los graves golpes recibidos. Los restantes familiares que iban en la parte trasera, un mayor y su hermana menor de edad, sufrieron heridas de diversa consideración, pero salvaron sus vidas. Al cierre de esta edición, permanecían internados en una sala del nosocomio público.
Ante la falta de familiares en la ciudad, los integrantes de la familia Padilla no habían sido debidamente identificados.

 

Fuente: elpatagonico.net