René Pérez

«Si un puertorriqueño renuncia a la ciudadanía americana se considerará extranjero y le aplicarán las leyes de inmigración y
naturalización», explicó el músico en una serie de mensajes publicados en su cuenta de Twitter, según informó la agencia cubana Prensa Latina.

«Residente» expresó su anhelo de poseer la ciudadanía puertorriqueña, que oficialmente no existe y admitió que no dejó la
ciudadanía estadounidense porque eso implicaría, entre otras cosas, perder a la familia.

«No se trataría de valentía, sino de ser estúpido porque si tú renuncias ahora, con las ridículas y fuertes leyes que tienen,
no podés trabajar en Puerto Rico, mi país, ni voy a poder ver a mi familia», expresó.

En 1917 Estados Unidos concedió la ciudadanía de ese país a los puertorriqueños a través de la Ley Jones, pero no los mismos
derechos, en tanto los nacidos en la isla caribeña no pueden votar en las elecciones presidenciales.

«Ahora dependemos totalmente de Estados Unidos. Cualquier movida que queramos hacer hay que pedirle permiso a ellos. Nuestro presidente es Obama (Barack), pero nosotros no votamos por él. Eso es un abuso», criticó el artista.

René insistió en que no odia a Estados Unidos, sino que está en contra de la estrategia aplicada desde hace un siglo para
«educarnos para ser dependientes».

Puerto Rico fue colonia española hasta 1898, cuando pasó a ser jurisdicción estadounidense. Luego, en 1952, firmó su
constitución como Estado Libre Asociado a Estados Unidos, lo que le otorga una autonomía limitada.