La prensa uruguaya informó que el gobierno de Mujica intentará aprovechar el déficit en energía y combustibles fósiles que atraviesa nuestro país para negociar el reingreso de cargas argentinas a los puertos uruguayos, hoy prohibidas. Según El Observador, el mandatario llevaría el planteo a la próxima cumbre del Mercosur.

La Casa Rosada prohibió en octubre que las mercaderías de exportación locales hagan transbordos en los puertos de Uruguay, una medida más que se inscribe en el marco de las restricciones comerciales que defiende el Ejecutivo. Ahora, sin embargo, Mujica parece tener una carta de cambio para conseguir sus objetivos.

La posibilidad de una propuesta de esa naturaleza se hace pública en medio de la fuerte demanda de energía que existe de este lado del Río de la Plata, y que llevó al Gobierno a adquirir electricidad desde Uruguay por 1,7 millones de dólares en apenas tres días. Montevideo dice recibir pedidos diarios a un promedio de 400 megavatios en lapsos de 12 horas.

Ante la consulta de Infobae, desde del Gobierno restaron trascendencia a lo que podría ser una amenaza a sus políticas económicas. Argumentaron que del promedio de 23.000 megavatios que se consumen a diario en el país, sólo entre 300 y 400 son los que llegan desde Uruguay.

Las fuentes oficiales que respondieron a este medio afirmaron que en el balance anual es el país oriental el que debe a la Argentina en concepto de energía. Y que la deuda tiene una relación de 10 a 1. Por eso -dijeron- el Gobierno no paga las compras que hizo en el último tiempo, sino que se descuenta del saldo que tiene a favor.

Otro punto que destacaron es el gas. Tal como apuntó el Ministerio de Planificación días atrás, recordaron que existe un convenio mediante el cual nuestro país abastece diariamente de gas natural a Uruguay para uso domiciliario, mientras que recibe a cambio energía eléctrica de origen térmico cuando existen picos de consumo.

Por último, las fuentes que hablaron con Infobae aclararon que la decisión sobre los puertos que afecta a Uruguay no es una medida específica contra ese país, sino una política nacional resuelta por la presidente Cristina Kirchner. Negaron, de ese modo, que tal resolución obedezca a una cuestión puntual con Mujica.