Según un parte médico de la dirección general del hospital, María Elena Bergoglio ingresó el pasado 20 de diciembre a las 19:30 por «un cuadro compatible con infección urinaria«.

La mujer continúa internada en una sala general, cumpliendo «con un tratamiento específico«, detalló el nosocomio.

En el pasado mes de septiembre, María Elena -de 66 años, la única hermana viva de Bergoglio– también había estado internada en una clínica de Morón por un cuadro hipertensivo derivado de un pico de glucosa.

En esa oportunidad, el Papa se mantuvo informado sobre la evolución de su estado de salud desde el Vaticano, según informaron sus familiares.