Nieve en Nueva York

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, pidió este jueves a los ciudadanos que se queden en casa por la tormenta de nieve y las temperaturas muy bajas que se prevén a partir de la noche. «Por favor, quédense en casa», urgió en una conferencia de prensa en su primer día formal en el cargo.

De Blasio recomendó a los neoyorquinos que usen el automóvil lo menos posible y recurran al transporte público. «Lo mejor es vaciar las calles esta noche para dejar trabajar a los empleados municipales», insistió y sugirió a la gente que «vuelva a casa pronto».

Las últimas previsiones apuntan que la ciudad podría recibir, durante esta noche, hasta un máximo de 18 centímetros de nieve, que irá seguida de una racha de frío de hasta -10° C en la noche del viernes.

La ciudad preparó un equipo de emergencias que incluye 1.700 quitanieves y otros 450 vehículos para esparcir sal. El alcalde de Nueva York dijo que continuará con normalidad la recogida de basura y que en las primeras horas se decidirá si se cierran las escuelas públicas.

También pidió a los sintecho que busquen refugio en los albergues municipales y que los ciudadanos se preocupen por el bienestar de los vecinos que puedan necesitar ayuda. «Además de la nieve, va a hacer mucho frío, un frío inusual», afirmó De Blasio, quien advirtió que «las condiciones son impredecibles».

En tanto, el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, declaró el estado de emergencia y llamó a los ciudadanos a mantenerse alejados de las carreteras.

Por el momento miles de vuelos comerciales fueron cancelados, mientras la tormenta avanza por el nordeste de Estados Unidos, una zona con unos 100 millones de habitantes.

Según el Servicio Meteorológico Nacional, la tormenta invernal causará «graves trastornos» en lo que queda de semana, con fuertes nevadas y temperaturas por debajo del punto de congelación en toda la región.