Campaña

A poco más de un año y medio de entrada en vigencia de la Ley Nacional 26.743 de Identidad de Género, Catamarca todavía no adhirió. Si bien la norma garantiza el acceso a la salud pública para todas las personas que quieran acceder a los tratamientos para la reasignación de sexo, según la autopercepción de género, en la Provincia aún no se llevan a cabo.
Alejandra Reinoso, integrante del Consejo Municipal de la Diversidad, expresó que se trata de un avance en el tratamiento de la Salud de manera institucional. Para la militante, la Ley es una herramienta muy valiosa, debido a que se puede realizar una reinserción social e institucional, porque las políticas fueron diseñadas, elaboradas y pensadas en las necesidades y particularidades de cada una de las personas.
“Hoy abrir el juego y trabajar cada una de las particularidades de los distintos sectores es un paso a trabajar en esta cuestión de restitución y la reintegración de las poblaciones en la sociedad. Es una pequeña brecha (buena) que se abre. Se la puede utilizar para incursionar y romper ciertas estructuras y estigmas que hay desde las partes institucionales, sobre todo en la cuestión de salud. Desde acá se puede comenzar a trabajar en distintas acciones, poder generar la capacitación -una cuestión fundamental- con el personal de salud. No hay muchas personas que estén capacitadas para trabajar con cuerpos trans. En nuestro caso (se trata de) la cuestión de hormonización y de trabajar la sensibilidad ante la identidad de las personas. Todavía hay un déficit”, advirtió.
En este sentido, Alejandra recordó que a muchas de sus compañeras, que en alguna ocasión debieron ser internadas en un centro de salud, se les generó una situación de vulnerabilidad al ser internadas en salas de varones. Según Alejandra, esta situación de vulnerabilidad se produjo por la falta de conocimiento de que hay una identidad que se debe respetar. Fundamental, destacó, se debe trabajar con el criterio de que la salud ya no es solamente una cuestión orgánica o biológica. La salud se compone desde la construcción social, también, aclaró.
“Si no se trabaja la construcción social, de nada sirve poder acceder a tratamientos que van a mejorar nuestro organismo, si vamos a seguir siendo vulneradas desde otros sectores.
«Con la Ley de Identidad de Género se dieron muchos avances que garantizan la atención en sector público. La atención está garantizada y se incluyen los tratamientos hormonales para aquellas personas que quieran acceder a la reasignación genital. Se puede hacer de manera gratuita. El Estado debe hacerse cargo de estas cuestiones porque forma parte de la Salud», explicó.
«En Catamarca aún no se realiza este tipo de trabajos. Hay ciertas cuestiones que antes se deben cumplir. Se debe trabajar en la adhesión de la Ley Nacional en Catamarca para poder garantizar que los sistemas de salud pública puedan atender a las personas que quieran acceder a los tratamientos hormonales, de manera gratuita y puedan ser recepcionadas dentro de este sistema de salud. También se debe trabajar en la capacitación y la sensibilidad, la formación en determinados criterios”, consideró.
Además, Alejandra indicó que la discriminación y la no accesibilidad son problemas histórico-culturales que forma parte de la columna vertebral de las poblaciones. No se trata solo en relación con los sistemas de salud, sino también con la educación y los sistemas de seguridad social. “Generar este tipo de acciones, por más pequeñas que parezcan, terminan haciendo una gran diferencia porque también forma parte de amoldarse a los cambios. En la Provincia, en cuanto a materia de diversidad, los cambios fueron muy acelerados. Hay muchas situaciones que aún no están muy resueltas ni entendidas en materias legales. Fue muy vertiginoso; se aprobaron muchas leyes que garantizan derechos. Muchas veces faltó la conexión entre lo legislativo y lo ejecutivo. Las leyes están hechas, pero desde las áreas ejecutivas no se generan acciones para reforzar. Pareciera que los derechos solo están en papeles. Las leyes son herramientas valiosas, que refuerzan nuestra calidad de vida, pero no la mejoran de manera significativa si no hay acciones concretas que lleven a la ejecución de estas leyes”, expresó.

 

Salud lanzó dos campañas

Ayer, el Ministerio de Salud lanzó dos campañas denominadas «La Salud es tu derecho y tu obligación» y la “Encuesta de Satisfacción de los servicios de salud», con el objetivo de mejorar la calidad y accesibilidad a los servicios. La subsecretaria de Salud Mental y Adicciones, Clarisa Robert, manifestó que “trabajamos en control de calidad de los servicios sanitarios, donde el área del Observatorio de Salud Mental armó esta campaña con el objeto de dotar sobre los derechos que poseen los pacientes que asisten a un centro de salud público, es decir que conozcan y se escuchen sus reclamos”. La encuesta contempla variables demográficas y, como novedad, las variables opcionales de ‘identidad autopercibida de género’ y ‘pertenencia a los pueblos originarios”.
Para la funcionaria, no se trata de una simple encuesta. “Buscamos, a partir de los datos con esta encuesta, generar acciones de cambio. Vamos a poder descubrir donde hay fallas en el sistema, dónde hay que poner más o sacar lo que haya que sacar, como la cuestión de la capacitación. De repente, vemos que las personas que completaron el casillero de autoperceptibilidad de género se sintieron maltratas porque no se les explicó, se averiguará qué les pasa a los profesionales que no pueden. Nos va a dar un panorama”, anticipó.

 

ElAncasti