[slideshow_deploy id=’92656′]

Se convirtió en una de las revelaciones políticas de 2013 al obtener una banca como diputado nacional en representación del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT). Y  en la previa del inicio de la actividad legislativa, Nicolás del Caño decidió enviar señales contundentes que apuntan a impulsar una renovación en el ámbito parlamentario.

El sociólogo que llegó al Congreso de la Nación con apenas 33 años anunció que sólo se quedará con 8.500 pesos de su dieta y donará el resto  «a la lucha de los trabajadores y sectores populares«.

Además adelantó que en marzo presentará un proyecto de ley para que todos los legisladores tengan un sueldo «similar al de un docente», porque -consideró-  es «una provocación que los políticos ganen diez veces más de lo que percibe cualquier trabajador» en momentos en que la inflación «ya se tragó el 20% del salario real en los últimos tres meses».

«Ya lo hicimos en Neuquén con el compañero Raúl Godoy y lo prometimos en campaña, así que lo vamos a impulsar en todas las legislaturas en las que nuestro espacio político obtuvo alguna banca«, aseguró el diputado nacional por Mendoza en diálogo con Infobae.

Parte de esos recursos personales ya se destinaron a distintos sectores que estaban en conflicto: $20.000 fueron aportados a los trabajadores del departamento mendocino de Lavalle que lograron el pase a planta permanente de más de 300 personas; otra parte será para los empleados de la fábrica rosarina de electrodomésticos Liliana SRL., que reclaman un incremento del salario mínimo.

Del Caño rechazó también el aumento del 24% que se aplicará a todos los legisladores, el cual posibilitará que en 2014 algunos perciban sueldos netos de hasta $50.000. «Tan abultados sueldos tienen como fin que se siga gobernando y legislando contra los intereses de los trabajadores, a favor de los grandes empresarios, banqueros y terratenientes«, consideró.

«Queremos terminar con una casta de políticos que está alejada de la realidad. Es realmente obsceno pasar de cobrar 40.000 a 50.000 pesos, cuando un empleado gana en promedio unos 4.000 pesos«, sentenció el representante parlamentario.

Consultado sobre cómo cree que ven sus pares esta propuesta para achicar la brecha entre lo que cobran los trabajadores y los legisladores,  Del Caño comentó: «Sé que algunos opinan que tienen que ganar mucho más, porque creen que su tarea es mucho más importante que la que realiza una directora de escuela o un maestro. De todos modos, es una forma de pensa que ya no me sorprende«.

Marcos Quintans – mquintans@infobae.com

Fuente: Infobae