[slideshow_deploy id=’104765′]

El Obispo Diocesano de Catamarca, Mons. Luis Urbanĉ, quien partió hacia Buenos Aires para participar de la Asamblea Plenaria de los Obispos Argentinos, compartió su experiencia del viaje que realizó a Tierra Santa y a Roma, donde tuvo el privilegio de participar de la canonización de los Papas San Juan XXIII y San Juan Pablo II, concretada el domingo 27 de marzo, en la Plaza de San Pedro. Fue además una oportunidad para renovar su fe y comunión con Pedro en la persona del Papa Francisco, concelebrando la Santa Misa el día de Santa Catalina de Siena, en su capilla de Santa Marta. En la oportunidad, el Santo Padre le expresó su interés por la Iglesia local y envió una bendición especial para todos los catamarqueños, que fue transmitida por Mons. Urbanĉ en el cierre de Solemne Procesión.

Artículo anteriorEl Papa Francisco se interesó por la realidad de los catamarqueños y envió una bendición especial
Artículo siguiente¿Por qué sentimos calambres cuando tocamos ciertos objetos?