Gimnasia - Quilmes

Gimnasia de La Plata sufrió un duro golpe en su visita a tierras «Cerveceras». El equipo de Pedro Troglio visitaba a Quilmes con el objetivo de ganar para volver a la cima del certamen y llegar con grandes chances de ser campeón a la última fecha, pero tropezó y cayó por 2-0. El triunfo les permite a los de Ricardo Caruso Lombardi evitar el descenso y confirmar su continuidad en la máxima categoría del fútbol argentino.

Quilmes comenzó el encuentro con mayor concentración y mejores pergaminos en ataque. A los 3 minutos, casi da cuenta de una desatención defensiva de Gimnasia en la que Monetti debió salir a cortar con la cabeza afuera del área. Poco después, los locales obligaron con un tiro libre que se le escapó al arquero y que sus jugadores no lograron conectar.

A pesar de que la visita controlaba más la pelota, «El Cervecero» inquietaba de pelota parada y a través de sus profundas incursiones en ofensiva. A los 16 minutos llegó la primera polémica del encuentro. Telechea habilitó desde la izquierda a Boghossian, pero Monetti llegó primero con los pies para tapar. En el rebote, la pelota le pegó al uruguayo en el rostro y se perdió, sin embargo, los jugadores locales se quedaron pidiendo una falta del arquero contra el delantero que no se advirtió.

Los dirigidos por Caruso Lombardi iban a volver a la carga a los 33 minutos. Tras un tiro de esquina y un despeje de la defensa, Ríos sacó un zapatazo desde la medialuna que se metió en el arco de Monetti. Sin embargo, el árbitro asistente informó a Lunati que la pelota había salido del campo de juego tras la ejecución de la pelota la parada, por lo que el Juez anuló la conquista.

Las jugadas más claras se seguían sucediendo del lado de Quilmes. «El Cervecero» volvió a estar cerca con una asistencia de Telechea para Lema, quien no llegó por poco a empujar la pelota ante la salida del arquero del «Lobo».

Gimnasia recién se acercó a los 39 minutos. Licht mandó un preciso pelotazo desde la mitad de la cancha para el ingreso de Fernández al área. Este se la bajo de cabeza a Mussi, que se la devolvió a su compañero para la definición, pero llegó a cortar con lo justo la defensa local.

Quilmes intentó durante toda la primera etapa, pero su conquista iba a llegar en el complemento por un error del rival. A los cuatro minutos, tras un córner desde la derecha, el arquero Fernando Monetti salió en busca de la pelota para embolsarla, pero esta se le escurrió entre los brazos y se metió en el arco, otorgándole la victoria a los locales.

Los de Caruso Lombardi no se iban a quedar a gusto con la mínima diferencia e iban a ir por más y casi logran extender la ventaja en una jugada en la que Ríos estrelló un disparo en el travesaño.

De a poco, el entusiasmo de Quilmes se fue apagando y Gimnasia se jugó el todo por el todo en los últimos diez minutos. «El Lobo» comenzó a presionar y provocó el retraso de las líneas del «Cervecero», que terminó defendiendo con todos los jugadores en su campo.

El conjunto platense tuvo la más clara del encuentro ya en tiempo de descuento y por una situación fortuita del fondo local. El arquero Benítez rechazó un centro, la pelota rebotó en la mano de uno de sus compañeros y salió al lado del palo.

Gimnasia apretaba y Quilmes intentaba de contra. En una de esas acciones, los locales iban a confirmar el triunfo. Lucas Pérez Godoy fue el autor del 2-0 que desató la euforia dentro y fuera de la cancha ya que «El cervecero» se aseguró al menos un año más en primera división.

Para el final solo quedó la desazón en los rostros de los jugadores visitantes. Tras la caída, Gimnasia queda con 31 unidades en la tabla de posiciones, una por detrás del actual líder y clásico rival, Estudiantes.

Artículo anteriorActos Día de la creación del Himno Nacional Argentino y Natalicio de Fray Mamerto Esquiú
Artículo siguientePío XII ayudó a judíos antes de que los nazis ocuparan Roma