Entrega de Ordenes

A través del programa “Autoconstrucción”, que ejecuta la Secretaría de Vivienda y Desarrollo Urbano a cargo de Octavio Gutiérrez, los nuevos beneficiarios recibieron materiales de construcción totalmente gratis.

Con la firme convicción de que cada catamarqueño vale igual que los demás, que cada aspiración es una demanda y que cada familia merece vivir de la mejor manera, el gobierno que conduce Lucía Corpacci entregó este viernes más de 35 órdenes de materiales totalmente gratuitas a familias que nunca antes habían sido asistidas con los beneficios que otorga el Estado. Así, y a través del Programa “Autoconstrucción”, las familias beneficiadas que domicilian en los circuitos 4 y 6, podrán contar mejoramientos habitacionales construidos por ellos mismos, apropiándose de su derecho a poseer una vivienda digna. Los beneficiarios que aseguraron tener mano de obra para ejecutar sus obras recibieron materiales tales como cemento, hierro, cal y pintura asfáltica para el encadenado que junto con los áridos conforman la primera etapa de la construcción.

La entrega de las órdenes estuvo a cargo del equipo de trabajo de la Secretaría de Vivienda y Desarrollo Urbano, que ejecuta diferentes programas de acceso a la vivienda digna de manera gratuita para familias con necesidades básicas insatisfechas. La distribución de las órdenes se llevó a cabo en la sede de trabajo de la senadora nacional por el FPV, Inés Blas, ubicado en el barrio San José Obrero, del que también participó el equipo de trabajo de la Diputada provincial Cecilia Guerrero.

Primera vez
La familias beneficiadas fueron visitadas oportunamente por el equipo de trabajo que conduce Octavio Gutiérrez, constituido por técnicos y asistentes sociales que, tras constatar condiciones de vida precarias aseguraron que “nos llamó la atención que la mayoría de familias visitadas viven en calles adyacentes al centro y en casas tipo rancho y de adobe, y en algunos casos carecían hasta de baños”, aseguró la asistente social Claudia Ramos quien también comentó que “este tipo de situaciones son más esperables en zonas suburbanas o en el interior de la provincia, lo que nos da la pauta de que hay familias en el centro que fueron olvidadas por años. Tuvimos beneficiarios que estaban muy agradecidos porque el Gobierno llegó a sus vidas por primera vez”, dijo la profesional.

Artículo anteriorMuestras y talleres en el Museo del Poncho
Artículo siguienteTrabajan para fortalecer los microcréditos en el interior