amigos

Las personas que tienen un montón de amigos tienen cerebros más grandes y mejor desarrollados que las personas menos sociables, de acuerdo con la neurocientífica MaryAnn Noonan de la Universidad de Oxford, quien presentó sus hallazgos en la reunión anual de la Sociedad de Neurociencias.

Cerca de seis regiones del cerebro son más grandes en las personas sociables y en aquellas que tienen más amigos. Una de las regiones más grandes fue la corteza cingulada anterior, que se utiliza para realizar un seguimiento de lo que otros están haciendo.

Las conexiones entre esta zona y otra que se utiliza para averiguar cómo se están sintiendo otras personas, fue especialmente fuerte en las personas sociables.

Los resultados surgieron de un estudio realizado por científicos de la Universidad de Oxford, quienes le pidieron a 18 hombres y mujeres que mencionaran la cantidad de amigos que habían conocido, así como con cuántos de ellos habían hablado por teléfono o por correo electrónico durante el mes anterior.

El promedio fue de alrededor de 20 amigos, pero algunos de los voluntarios estaban en contacto con más de 40 amigos. Otros habían estado en contacto con sólo 10.

En los seres humanos más sociables, tal vez estas vías de comunicación son más parecidos a las autopistas que a las carreteras con mucho viento, por lo que el procesamiento de información es más eficiente y mejor”, dijo Mary Ann Noonan, investigadora del proyecto a The Telegraph.

No es que las personas sociables tengan cerebros más grandes, sin embargo, como otras regiones del cerebro no se utilizan en la interacción con amigos, se cree que las personas menos sociables tienen una ligera reducción en el tamaño, en comparación con quienes son muy sociables.

Investigaciones anteriores de la Universidad de Oxford han demostrado que mantener amistades requiere más potencial cerebral.

Las personas con verdaderos amigos y no puramente amigos virtuales o en línea, tienen que utilizar más habilidades cognitivas para entender lo que la otra persona está pensando.

De igual manera, los científicos descubrieron una relación entre el número de amigos que la gente tenía y el tamaño de su corteza prefrontal orbital, una región del cerebro situada justo encima de los ojos.

El tamaño de la red social también se correlacionó con los cambios en la fisiología de la sustancia blanca.

Llegamos a la conclusión de la mayor competencia en las habilidades sociales o la gestión de la red social que supuestamente permiten un mayor tamaño de la red social, se correlaciona con la materia gris y la anisotropía fraccional, que apunta a una extensa red cerebral subyacente que se hace más extensa a la par que aumentan las redes sociales», describieron los investigadores.