La Luna desde una sonda

Ranger 7 fue la primera sonda espacial en enviar imágenes de la cara visible de la Luna, entre las que destaca la fotografía inferior, tomada 17 minutos antes de su impacto contra la superficie del satélite. A la derecha de la misma, se observa el cráter Alphonsus, de 108 kilómetros de diámetro, y bajo este, el cráter Arzachel. Las sondas estadounidenses Ranger, lanzadas en la década de los 60, fueron diseñadas exclusivamente para tomar fotografías de alta calidad de La Luna (esta imagen tiene una resolución de 0.5 metros por píxel) y transmitirlas a La Tierra en tiempo real, a fin de seleccionar la mejor zona de alunizaje para las misiones Apolo.