Mascarilla

Las arrugas son marcas que aparecen con el correr del tiempo o por exponerse demasiado al sol. Para evitar que estas aparezcan o eliminarlas nada mejor que una mascarilla natural a base de piña y almendras, dos productos naturales que regeneran la piel.

Si las arrugas o líneas de expresión comienzan a aparecer, es hora de tomar cartas en el asunto para frenarlas y eliminarlas. ¿Cómo? Puedes elegir muchos productos pero las mascarillas caseras y naturales son las mejores. Una que puedes preparar muy fácilmente es la mascarilla de piña y almendras.

Las almendras son ampliamente utilizadas para formar parte de diferentes preparados para la piel, mientras que la piña es un producto que aporta vitaminas, minerales y antioxidantes que nutren la piel.

Si combinas ambos alimentos en una mascarilla puedes obtener un producto natural que regenere la piel, previniendo y eliminando las arrugas.

¿Cómo elaborar dicha mascarilla?

  • 20 gr. de almendras dulces
  • 20 gr. de piña sin piel o cáscara

¿Cómo prepararla?

Tritura las almendras en una procesadora y añade la piña, hasta que se forme una pasta. Una vez lista, ya puedes utilizarla.

¿Cómo aplicarla?

  • Aplica dicha mascarilla en la cara, aunque también la puedes colocar en el cuello.
  • Acuéstate para evitar que se caiga y de paso te tomas unos minutos de descanso para relajarte.
  • Deja pasar 20 minutos y tras ello, toma un algodón embebido en agua de azahar o agua de rosas y quita suavemente la mascarilla. Por último, usa agua de azahar o agua de rosas para lavar el rostro y/o el cuello.

Si te sobra algo de mascarilla, consérvala en el refrigerador y utilízala al día siguiente. Si la mascarilla está fría será mejor, ya que desinflamará el rostro y mejorará la circulación, además de ser muy refrescante.

Ten presente que esta mascarilla, al igual que otras (como por ejemplo mascarilla de pepino y aloe vera), pueden prevenir la aparición de arrugas, así como también evitar que la piel se reseque. Esto se debe a que brinda todos los minerales, vitaminas, proteínas y lípidos que la piel necesita para retrasar los signos del envejecimiento.