Papa Francisco

“Sentimos que Jim y Dios nos miraban desde arriba y nos daban esperanza y fuerza para seguir adelante y vivir la vida a pleno, como lo hacía él”, contó Katie, hermana menor de James Foley, al referirse a la llamada telefónica que el papa Francisco les hizo jueves a sus padres para expresarles su cercanía ante la muerte del periodista estadounidense, decapitado por los yihadistas.

En declaraciones a un medio local, la joven de 26 años habló sobre la conversación que mantuvieron con el Papa y afirmó que se trató de una experiencia «muy poderosa”.

La joven señaló que el pontífice les dijo que la muerte del reportero, conocido entre sus amigos por su fe católica, “no fue en vano”.

“Hace poco, el Papa Francisco tuvo que vivir una tragedia propia y, sin embargo, se tomó el tiempo para llamarnos, fue muy lindo de su parte”, expresó.

El jueves, el Papa habló en inglés con los padres, Diane y John Foley, así como con un familiar que hablaba español, que en algunos momentos hizo de intérprete, y a todos ellos les expresó «su cercanía ante el dolor que están sufriendo».