Mons. Luis Urbanc con fieles de Huachaschi y El Potrero. Credito: Prensa Obispado de Catamarca
Mons. Luis Urbanc con fieles de Huachaschi y El Potrero.
Credito: Prensa Obispado de Catamarca

En una nueva jornada de la visita pastoral a la parroquia San Francisco de Asís, en el departamento Andalgalá, el miércoles 27 de agosto, el Obispo Diocesano, Mons. Luis Urbanc, comenzó su labor pastoral a la mañana temprano participando de una reunión con autoridades de organismos e instituciones de bien público, con quienes rezó Laudes. Tras la presentación de cada uno de los presentes, se abrió un espacio de diálogo en el que se plantearon las distintas problemáticas que deben afrontar en su tarea diaria.

En Huachaschi
Siguiendo el itinerario previsto para este día, el Obispo recorrió el distrito Huachaschi, arribando a la capilla del lugar donde oró acompañado por el párroco Moisés Pachado y fieles del lugar. Desde el templo fueron hasta la escuela, cuya directora, la Sra. María Fortunata Sachetti, le dio la bienvenida en nombre de toda la comunidad educativa, al igual que el alumno Ignacio Torres, de 6° grado «A».

Por su parte, la estudiante Guadalupe Oviedo le cantó dos canciones, en tanto que la Sra. Viviana Oviedo describió cómo está organizado el barrio con la escuela donde también funciona la catequesis los días sábados, la posta sanitaria, delegación municipal, delegación de Vialidad, seis clubes de fútbol, la capilla en honor a Santa Rita de Cascia y algunos otros detalles que hacen a la vida de la comunidad barrial.

El Potrero
Por la tarde, Mons. Urbanc visitó la comunidad de El Potrero, donde Dña. Florita Ocampo y el Prof. José Cecenarro, de la escuela Nº 286 Santa Lucía, pronunciaron las palabras alusivas al acontecimiento. Seguidamente rezó Vísperas en la capilla y después fue recibido en la escuela con una canción interpretada por los niños y los docentes.

El Obispo se reunió con los niños del nivel primario y más tarde con los chicos del secundario, a quienes les habló de los valores y puso como modelo a Santa Mónica, la madre de San Agustín, a quien se celebraba ese día.

Un encuentro similar mantuvo con miembros de la comunidad en general, oportunidad en que charlaron sobre la situación de la catequesis y la necesidad de motivar a los adolescentes y jóvenes para que se involucren en la labor evangelizadora. En este punto, Mons. Urbanc les dijo a los adultos que si los niños y adolescentes no ven que sus papás rezan, se respetan y van a misa, ellos no lo van hacer, porque los chicos siguen los ejemplos de los mayores.

La jornada culminó con las confesiones y la celebración de la Santa Misa, en la que dos pequeños recibieron el sacramento del Bautismo.

Obispado de Catamarca