Mensaje de texto subido de tono-

Una mujer tinogasteña asegura que agotó todos los recursos institucionales y legales y terminó realizando la denuncia pública ante el temor que le genera el ser víctima de acoso telefónico, desde hace un año, por parte de su ex novio. «Tengo miedo de ser sorprendida en la noche en mi casa, o en la calle, porque, si bien nunca pasó, el acoso y la humillación que siento a través de mensajes de textos son permanentes. Ni la policía, ni la justicia nunca hicieron nada», dijo la mujer. El supuesto acosador se desempeñaría como docente en establecimientos educativos de Tinogasta.
El temor de la mujer de 49 años, de quien no se brinda la identidad para resguardarla, se funda en los antecedentes de su ex novio, quien estuvo bajo tratamiento psicológico. «Estuvo con tratamiento y tenía que continuar pero no lo hizo. Cuando terminamos le hablé porque entendía que era una relación en la que yo aportaba todo y no recibía nada. Me sentía usada y no amada. Terminamos en buenos términos pero desde entonces el acoso es permanente, y es agresivo, denigrante para una mujer. Todos los mensajes fueron presentados en la denuncia que hice en la policía pero él los negó y quedó todo sin efecto», sostuvo.
La mujer contó que conoció a esta persona en diciembre de 2012 a través de la red social Facebook, que comenzaron a charlar y luego se comenzaron a ver y a compartir tiempo como amigos hasta que se convirtió en una relación que duró alrededor de 7 meses. «Al principio todo fue bien pero no funcionó y debía suponerse que entre adultos se puede manejar una situación así, sin embargo, desde ese momento no ha dejado de acosarme con los mensajes», dijo. Los mensajes que van desde un «hola” de manera consecutiva, hasta otros elevados de tono sobre todo vinculados a lo sexual, denigrando su condición de mujer: «cuánto cobrás”, o «haceme un service”, dicen por ejemplo.
Si bien la denunciante tiene la opción de cambiar el número de celular, ella dice que esto no les garantizaría la integridad de su familia.
Desde la comisaría local se admitió que en verdad el caso fue tratado en su momento y se enviaron las actuaciones a Fiscalía. Al respecto, el comisario Javier Navarro explicó que se lo citó al hombre en sede policial y se le advirtió sobre las consecuencias de este tipo de denuncias.
Fuente: ElAncasti