Juzgado de Menores

Una niña de 12 años se presentó ayer sola y de manera espontánea en el Juzgado de Menores, para denunciar maltratos de parte de sus padres.

El curioso episodio ocurrió alrededor de las 11.30, al momento en el que la menor ingresó al Juzgado, donde solicitó hablar con alguna autoridad, ya que dijo que era víctima de diversos ataques de parte de su madre y su padrastro.

La niña, que forma parte de una familia numerosa, con varios hermanos menores, se mostró sumamente angustiada ante el Juez de Menores, Rodrigo Morabito. En consecuencia, desde el Juzgado se decidió realizar una audiencia y tomar un comparendo a la menor, que detalló las agresiones sufridas.

Maltratos físicos y verbales, golpes con palos y cinturones, fueron algunos de los detalles brindados por la niña, que fue asistida por un profesional médico y un psicólogo.

Los informes de los dos profesionales podrían ser remitidos en las primeras horas de hoy al Juez, para establecer el grado de violencia física y psíquica sufrido por la menor.

En este contexto, el Juez Rodrigo Morabito finalmente decidió que la niña sea albergada en el centro de Derivación de Menores.

En el caso tomó rápida intervención el ministerio de Desarrollo Social, a través del área de Niñez, Infancia y Adolescencia.

La adolescente cursa en la Escuela General San Martín, ubicada en calle Tucumán, y según ella misma confió, salió antes de hora de clases, con permiso de la preceptora, quien se presume le habría informado sobre la dirección del Juzgado de Menores. La docente le habría aconsejado hacer la denuncia, consciente de los ataques sufridos por la alumna en su casa.

Hasta el cierre de esta edición, desde la Justicia de Menores no se contaba con datos de los padres, puesto que ante la situación denunciada por la menor se priorizó primero alojarla en el Centro de avenida Alem y aguardar los resultados de los estudios físicos y psicológicos para accionar contra los padres.

El Ancasti