Reunión Alcoholemia

El Concejo Deliberante de la ciudad aprobó por unanimidad el proyecto que establece la implementación de los controles de alcoholemia en la jurisdicción.

En una conferencia de prensa, el intendente Hugo Ávila, junto a los concejales justicialistas y el jefe de la comisaría departamental, Javier Nabarro, anunciaron el trabajo que se hará de manera conjunta. La ordenanza aprobada establece una adecuación a la Ley Nacional de Tránsito, para aplicarla en la jurisdicción.

En la conferencia se admitió el argumento del juez de Faltas Miguel Saab, que había anticipado que quienes debían efectuar los controles eran los inspectores de tránsito bajo el apoyo logístico de la Policía de la provincia. Por la ordenanza, quienes harán los controles serán los efectivos de la Policía.

Al margen, una gran polémica se había generado a partir de la no utilización de estos aparatos, muy costosos, que fueron adquiridos con el Fondo de Desarrollo Institucional del que dispone el intendente para beneficiar a las instituciones y que desde que se entregó a la policía nunca habían sido usados, a pesar de haber sido capacitados para tal fin.

Frente a los problemas, Ávila sostuvo que cuando se hizo la compra «elegimos los alcoholímetros homologados porque tiene un doble uso cuando se hacen los operativos por parte de Tránsito, pero también cuando la Policía requiere hacer un dosaje de sangre, porque entendemos que se tienen que fortalecer las instituciones”, argumentó.

En la rueda de prensa, quedó claro que la función de la Policía es garantizar la seguridad del operativo.

«El órgano de ejecución de los controles es la Municipalidad, por medio del departamento de Tránsito, la Policía solo garantiza el orden y la seguridad a los funcionarios municipales”, dijo el comisario Javier Navarro.

El comisario también aclaró que «tenemos la custodia de los alcoholímetros, dado que son elementos de mucho valor económico. Son operativos que tampoco los puede hacer el personal municipal solo sin el resguardo de la fuerza pública, porque la experiencia nos dice que casi siempre hay desorden, insultos, disturbios y hasta resistencia”.

Dudas y resistencias
Aunque el proyecto fue aprobado por unanimidad con los votos de los concejales justicialistas, el  presidente del cuerpo, José Alanís Andrada, presentó algunas dudas en relación con términos utilizados y formas no contempladas.

«Con relación a la prueba testigo, me pregunto cuál es el argumento científico que me dice que pasando los 10 minutos se modifica el valor de alcohol en sangre”, dijo el edil, que es médico.

Agregó que «siempre el criterio de duda es válido sobre cualquier decisión que se tome, porque nos va a permitir tener mayor precisiones».

El Ancasti