Pbro. José Antonio Díaz en conferencia de prensa

El domingo 7 de septiembre se cumplen diez años del terremoto que afectó a nuestra provincia y los catamarqueños daremos gracias una vez más a la Virgen del Valle por su maternal protección durante aquella jornada.

Para este año se dispusieron algunas actividades, que fueron dadas a conocer por el Rector del Santuario y Catedral Basílica de Nuestra Señora del Valle, Pbro. José Antonio Díaz, durante una conferencia de prensa concretada en la sede episcopal.

El Padre Díaz afirmó que “es un acontecimiento muy fuerte la experiencia de quienes hemos vivido el sismo del año 2004. Sabemos que hubo un hecho extraordinario, una intervención sobrenatural, ya que no pudo haber quedado todo como ha quedado con pérdidas mínimas y sin ninguna pérdida de vida, si no hubiera habido una intervención de parte de Dios, en este caso bajo la protección de la Virgen».

Además, comentó que “hubo gente que en ese instante pudo ver un hecho extraordinario como un manto en torno a la ciudad de Catamarca. Para el que no tiene fe es probable que no le resulte nada extraordinario, pero para quienes tenemos fe y sabemos de los portentos de la Virgen del Valle a lo largo de sus 400 años de historia sabemos que esto es posible”.

Por ello, dijo que “queremos dar gracias a diez años de este hecho. Y si bien no vamos a celebrar la misa como lo hacemos todos los años a la hora del sismo, sí a esa hora (8.53) vamos a tocar las campanas en todas las iglesias, y a la tarde vamos a hacer una caravana desde el ingreso a La Cébila, acercándonos al punto donde fue el epicentro del sismo, para dirigirnos hasta la Catedral Basílica, donde a las 18.00 se celebrará la Eucaristía presidida por el Señor Obispo”. La concentración para participar de la caravana será a las 16.00, y la partida a las 16.30 por ruta nacional N° 38 hasta el Santuario Mariano.

Bajada de la Imagen auténtica de la Virgen
Asimismo, el sacerdote comentó que para la celebración de la Santa Misa “vamos a bajar la Imagen auténtica de la Virgen para que presida ese momento de agradecimiento a Ella. Y con el aporte que se ha recibido voluntariamente de la gente, ofreceremos el primer tramo de la remodelación de la Catedral, consistente en la pintura de la fachada, como un regalo a la Virgen, como un obsequio de todos, ya que se ha hecho con la especial colaboración de todos”.

“La mejor ofrenda es la conversión de vida”
Para no quedarse sólo en el simple agradecimiento, el Padre José Díaz exhortó a un mayor compromiso, indicando que “como catamarqueños no nos podemos quedar solamente en el recuerdo agradecido de una protección, sino que tenemos que comprometernos a sostener una vida acorde a la presencia de la Virgen. Hace falta hacer un pacto, como lo ha hecho Salta con la imagen del Señor y la Virgen del Milagro, como un compromiso de acompañar, para que no sea sólo un decir que estamos agradecidos por los bienes que hemos recibido, pero no damos nada a cambio”. Por eso consideró que “la mejor ofrenda que podemos hacer es la conversión de vida, una conversión de vida a nivel individual, familiar y social, que tanta falta nos hace”.