Gustavo Aguirre

El Subsecretario de Asuntos Institucionales Dr. Gustavo Aguirre consideró muy desafortunadas las afirmaciones de la Diputada Estela Buenader de Walther, quien había manifestado que las discusiones – en la última sesión de diputados-  en torno a la Película de Juan Chelemín, donde se debatió sobre las responsabilidades militares y civiles en la última dictadura eran estériles y que no llevan a nada, y que a ellos les pagan para defender los Derechos Humanos de los vivos.

Gustavo Aguirre calificó de Desafortunadas  dichas declaraciones, agregando que “un diputado no solo tiene la responsabilidad de defender los Derechos humanos de los vivos, sino también de defender los valores democráticos de nuestra sociedad y para eso hay que tener memoria histórica de lo que sucedió en la Argentina. No se puede construir  futuro sobre la base de la impunidad, y el olvido, sino a partir de la memória, la verdad  y la justicia.”

Y agregó que: “ Ninguna discusión que apunte a esclarecer los acontecimientos y las responsabilidades de la última dictadura militar  pueden ser estériles y considerarse que no llevan a nada, más aún, cuando el debate se produce en el seno del máximo órgano de representación democrática como es el Organo Legislativo, donde se expresan todas las fuerzas políticas con representación popular.

Y continuó “Fueron justamente los poderes Legislativos Nacionales y Provinciales los que acallaron y  desintegraron cuando asumieron las autoridades militares, tras el golpe, para abrir  paso a la más sangrienta dictadura militar de la historia, que asesinó, apropió menores y vulneró todos los derechos individuales, civiles y políticos de los Argentinos. Millones de ellos  lucharon y más de 30.000 Argentinos dieron su vida para que hoy puedan funcionar los Poderes de la democracia  y los diputados puedan expresarse libremente.  La falta de compromiso -de la diputada- para con la memoria históricia de nuestro país, es propia de aquellos que llegan a semejante lugares de representación, sin ninguna comprensión por las luchas que vienen llevando a adelante durante décadas  los partidos políticos de raíz popular por fortalecer las instituciones de la democracia y por  tener la posibilidad  de expresarse libremente y debatir políticamente”.

Repudio del PI a los dichos de la Diputada Buenader
El Partido Intransigente de Catamarca manifiesta su enérgico  repudio a los dichos de la Diputada Provincial por el Frente Tercera Posición, Estela Maris  Buenader, en cuanto a legislar para preservar los derechos de los vivos.

Como es de público conocimiento, la presentación del documental audiovisual “El Jardín de Juan Chelemin”  en la última sesión de  la Cámara de Diputados de la Provincia, generó polémica entre el bloque del FCS y el FV, ante el pedido  de vuelta a comisión del proyecto al que se pretendía declarar de interés. Entre las argumentaciones del Frente Cívico para volver a tratar esta propuesta, figuraba que se pretendía dejar mal parada a la oposición por complicidad con el último régimen militar que asoló nuestro país. Es así que consultada la Diputada Buenader al respecto, profiere las desafortunadas declaraciones donde opina que “…se hace necesario proteger ahora los derechos humanos de los vivos que para eso nos pagan”.

Reunida la Mesa Provincial del Partido Intransigente, y al momento de tratarse esta situación, integrantes de la Mesa Directiva, conformada por Presidente, Vice y Secretario; resolvieron responder en repudio a la postura defendida por la mencionada legisladora, recordando que los Derechos Humanos son conquistas sociales inalienables que resguardan la memoria de nuestra población y de las generaciones venideras. Estos logros sociales están respaldados con solida legislación internacional, nacional y provincial.

El PI como fuerza integrante del FV recuerda al FCS y al F3P, que los Derechos Humanos han sido en cuanto a Políticas de Estado, uno de los pilares fundamentales de un proyecto de país nacido un 25 de mayo de 2003. El ejercicio de la memoria nos preserva de los horrores cometidos desde el abuso de poder de los sectores gobernantes en detrimento de los intereses y necesidades de la sociedad en su conjunto. El ejercicio de la memoria esta en relación indisoluble con la realidad del presente, ya que por defender políticas de justicia y equidad social, hubo  ciudadanos a  quienes se torturaron y  se hicieron desaparecer desde otras políticas de estado.

La disputa de un país inclusivo o un país para pocos, es una tensión con la que  hoy aún  convivimos, solo que gracias a la lucha de quienes recordamos, estas disputas pueden dirimirse desde las prácticas democráticas alcanzadas desde esa lucha, y desde allí discutir y decidir  entre un modelo de país donde los recursos económicos se manejan desde el poder concentrado en las grandes corporaciones y los organismos internacionales que las rigen, generando esto políticas de ajuste y opresión a los que menos tienen,  o desde una construcción soberana y distributiva,  donde el pueblo en su conjunto es el final depositario.