Legislatura senadores de Catamarca

La Cámara de Senadores, aprobó con modificaciones en su 17 sesión ordinaria presidida por el vicegobernador Dalmacio Mera, la ley sobre re-utilización y reciclaje de papel que se utiliza en la Administración Pública Provincial, organismos descentralizados autárquicos o  no, sus empresas y sociedades, creadas o a crearse, para preservar los recursos   naturales implicados y reducción del gasto público.

La normativa, enviada para su revisión a Diputados y presentada por el diputado Guillermo Andrada, prohíbe la práctica de arrojar papel en contenedores no autorizados. Cada oficina pública, deberá colocar contenedores de cartón cuyas características y dimensiones sean aptas para el almacenamiento y traslado para su reciclado y posterior reingreso en la Administración Pública.

La senadora Patricia Sánchez de Polti leyó en el recinto los fundamentos esgrimidos por legislador al presentar la iniciativa. En los mismos destaca que “es deber del Estado velar por la conservación y uso sostenible de sus recursos” y que “el reciclado se plantea como la puerta de salida a muchas situaciones complicadas en el futuro”.

Advierte también que sin embargo “es necesario entender que reciclar papel y cartón es primordial para economizar energía; evitar la contaminación y el despilfarro de agua y salvar los bosques. Es un mecanismo apto para el logro de una conservación de los recursos, al mismo tiempo que optimiza a un grado máximo el aprovechamiento de éste, logrando con ello su uso sostenible. Además la utilización del papel reciclado, contribuye a una adecuada conservación del recurso forestal, al mismo tiempo que implica una forma de utilización racional”.

Enfatiza en que “el uso irresponsable del papel trae como consecuencia enormes desventajas: ineficiencia en la organización, la obligación de disponer de un espacio de almacenamiento para archivo documental, los costos económicos y de ineficacia de los procesos, entre otros. Estos inconvenientes son especialmente relevantes para cualquier empresa y, con mayor razón para la Administración Pública, en la que su consumo procede de varios orígenes: el uso del empleado en su puesto de trabajo, los procesos de gestión interna y los procesos de relación con los ciudadanos”.