Lucas Matthysse

El argentino Lucas Matthysse demostró que está para las grandes ligas. Enfrentaba al imbatido mexicano Roberto Ortiz, campeón Plata superligero del CMB. Pero el chubutense lo dejó sin aire en el segundo round y ahora va por su obsesión: Danny García. Matthysse no dio tiempo a mucho.

Tras un primer asalto en el que se lo vio más movedizo que Ortiz, pero sin poder lastimarlo, logró la definición de la pelea en el segundo round. Su potente zurda le dio un terrible gancho al hígado del mexicano que lo dejó mirando el suelo. El árbitro no lo dejó seguir y le dio el combate ganado al argentino.Tras el triunfo, el argentino le «pidió» al norteamericano, que ya lo derrotó el año pasado, que «no sea gallina» y le dé la revancha, sin importar si es por el título del mundo o no. García, a su forma, le respondió vía Twitter.

Otra posibilidad en el futuro de Matthysse es un viejo conocido de los argentinos: Adrien Broner, que ya sabe lo que es ser gravemente castigado por un argentino. En 2013, el Chino Maidana le ganó por puntos en una pelea en la que besó la lona dos veces y terminó con la mandíbula fracturada. Tras este nuevo triunfo, el oriundo de Trelew acumula 36 triunfos y 3 caídas en su historial, con 33 KOs. Esta fue la segunda pelea de Matthysse en lo que va de 2014. En abril, en Carson, California, noqueó en 11 asaltos al local John Molina en un espectacular pleito.