Siján (2)

La población de Siján [Pomán], a partir del informe que integrantes del Colegio de Geólogos de Catamarca expusieron el viernes pasado en esa localidad sobre el aluvión que se produjo en enero de este año, coincidieron con el diagnóstico de la citada entidad, estuvieron de acuerdo con las recomendaciones que formularon los técnicos, y en ese sentido -con actitud decidida para participar y organizarse-, compartieron la idea de crear una comisión de control de las obras y acciones que, unidos en el reclamo, pedirán al gobierno, como la limpieza, canalización y construcción de defensa, y la instalación de un sistema preliminar de alarma. La reunión, contó con la presencia del presidente del Colegio de Geólogos, Lic. Alfredo Marchioli, acompañado por la Lic. Romina Nieto, Lic. Elisa Achá, Lic. Miriam Cisternas, Lic. Trinidad Vergara y Dr. Lorenzo Parra, quienes además de presentar el informe, respondieron a todas las inquietudes de los asistentes.

La exposición consistió en explicar sobre la metodología de trabajo utilizada en los estudios e investigación que el Colegio de Geólogos concretó, conceptos, características del aluvión, recopilación de material, fotos aéreas, descripción y antecedentes, control de campo, testimonios de lugareños y cartografía a distintas escalas, cerrando con las conclusiones y recomendaciones como mecanismo de prevención. Además, los técnicos hicieron entrega de copias del informe final a representantes de las instituciones presentes.

Marchioli, en la presentación del diagnóstico, agradeció a la nutrida concurrencia que se dio cita en dependencias de la escuela de la localidad, y ponderó el «interés, responsabilidad y compromiso social» demostrado por los pobladores, a quienes manifestó que «cuando ocurrió el proceso natural del aluvión, vimos la necesidad de dar respuestas a la comunidad, pues ya veníamos de la frustración de no ser escuchadas las distintas recomendaciones que hacíamos, en líneas generales, sobre las amenazas naturales que hay en Catamarca producto de sus relieves, de sus montañas, de su período estival particular, con lluvias generalmente torrenciales y torrentes de montaña con fuerte dinamismo».

«Producto de que no le dieron importancia durante muchos años a esas recomendaciones, motivó al Colegio de Geólogos a emprender por iniciativa propia un trabajo de estudio y diagnóstico en Siján y El Rodeo», añadió.

Puntualizó que «la idea principal de venir acá es para suministrarles la información necesaria, de tal manera que sean ustedes los garantes y tengan el poder de darle fuerza e impulso a lo que se debe hacer en materia de obras y proyección adecuada para prevenir y evitar estos procesos naturales, que les permita tener la seguridad de llevar adelante sus vidas con la tranquilidad que corresponde y que no vuelva a pasar lo mismo».

Luego de aclarar que «así como realizamos los estudios y diagnóstico por iniciativa propia, también hoy estamos acá por decisión personal; nos sentimos muy orgullosos de haber hecho esto, porque teníamos la necesidad como catamarqueños de trabajar en algo que le dé respuestas a la gente», remarcó que «mostrar y explicar cuál ha sido el proceso natural, las causas, por qué desbordó el río y cuáles son las sugerencias y recomendaciones que hacemos de la institución para darle seguridad a la población de que en el verano no les vuelva a pasar lo mismo, es nuestro aporte y lo hacemos con toda la predisposición, con todo desprendimiento».

«Si el informe, con el diagnóstico y recomendaciones que nosotros le estamos exponiendo les sirve a ustedes para que pueda canalizar sus reclamos antes los órganos competentes, nosotros hemos cumplido con el objetivo, en eso nos sentimos totalmente gratificados y orgullosos de haber hecho este trabajo», recalcó.

 

«La prevención se hace con las obras adecuadas»

 

Marchioli, puso el acento en que «la tecnología utilizada es suficiente para arribar a conclusiones y resultados, ahora cuando hablamos de prevenir, no prevenimos la precipitación ni el aluvión, lo que se debe hacer es implementar las medidas para proteger a la población de los efectos y consecuencias de ese proceso natural, y además implementar mecanismos de alerta a la población para evitar daños extremos; la prevención se la hace con las obras adecuadas y necesarias para cada caso, que incluye limpieza del cauce, defensa, diques de contención y encauzamiento para evitar precisamente los desbordes».

En esa misma dirección, hizo notar que «las fotos áreas permiten ver en detalle el avance de la trama urbana sobre terrenos naturales propios del río, ahora si hubo un avance con ocupación del uso del suelo, ya sea para construir viviendas o fincas, lo que se debería haber hecho desde el Estado es ofrecerle la seguridad a la población para que no sea vea afectada».

Empero, sostuvo que «esta problemática tiene solución, es cuestión de que realmente haya voluntad política y disponer los recursos económicos que fueran necesarios para por lo menos limpiar el cauce del rio y tratar de restablecer las defensas con las recomendaciones que hemos hecho».

 Refirió, también, que «hay una ley de agua, que es la 2577 y después viene una serie de legislación complementaria que regula todo lo que tiene que ver con el manejo del recurso hídrico y sus amenazas; está regulado, y el organismo que tiene autoridad para autorizar y hacer la defensa es la Secretaría del Agua, y son los organismos competentes los que deben hacer las tareas de mantenimiento».

Asimismo, manifestó que «lo que sucedió, debe servir para que ustedes se organicen y haya una comisión que actúe de contralor para que haga lo que se tenga que hacer, que haya mantenimiento y las defensas funcionen», y los instó a organizarse y crear una comisión «que trabaje de forma sostenida de aquí para adelante, asumir el seguimiento para que se cumpla con las cosas que se tienen que hacer, y que año a año se efectivice el mantenimiento de esas obras, pero deben ser ustedes los únicos garantes de que eso pase».

«La única garantía de que esto no vuelva a suceder son ustedes, asumiendo el compromiso de compenetrarse, porque la inseguridad viene de la incertidumbre, de la falta de respuestas», cerró.