Gimnasia - Defensa y Justicia

Con la cabeza puesta en el partido del martes ante Estudiantes, por la Copa Sudamericana, Gimnasia recibió en el «Bosque» a Defensa y Justicia, un equipo que propone buen juego, pero que todavía no se ha adaptado a la máxima categoría del fútbol doméstico.

Más allá del objetivo internacional contra el «Pincha», el «Lobo» arrinconó al «Halcón» desde el inicio del encuentro. La velocidad de Walter Bou, junto con los remates de Nery Cardozo fueron las primeras armas que demostró el combinado de Pedro Troglio. Sin embargo, en la primera llegada de la visita, en la Nicolás Bertocchi habilitó a Javier Yacuzzi, para que el defensor festeje el 1 a 0. Como ocurre habitualmente en la entidad platense, sus rivales llegan poco y convierten mucho.

 La reacción del «Tripero» no tardó en llegar: un preciso centro de David Distéfano ubicó al atacante paraguayo frente a Diego Pellegrino. Si bien la resolución del ex Rubio Ñú fue acorde con lo que exigía la jugada, la respuesta del arquero fue notable para mantener la victoria parcial. Gimnasia era superior en el desarrollo, pero Defensa y Justicia era el que dominaba el marcador.

Antes de que se vayan al descanso, los comandados por Darío Franco pudieron estirar la ventaja, pero la fortuna no estuvo de su lado. Un precioso disparo de larga distancia de Washington Camacho hizo temblar al travesaño defendido por Fernando Monetti. Naturalmente, los esfuerzos del «Mono» sirvieron para que la escena sea más impactante.

En el complemento, la visita aparentó tener una actitud más pasiva, pero en la primera ocasión que logró ensamblar su circuito ofensivo anotó el 2 a 0. La movilidad de Ciro Rius y la pegada de Mariano Barbieri fueron los elementos principales para celebrar la conquista del «Halcón».

En contraposición, el «Lobo» mereció descontar a través de la pelota parada interpretada por Javier Mendoza. El reemplazante de David Distéfano se adueñó de un tiro libre para buscar el palo más lejano de Pellegrino. La extraordinaria tapada del ex Ferro, junto con la ayuda del travesaño, evitó el gol para los de Pedro Troglio.

En esa sintonía, las proyecciones de Ciro Rius continuó dañando el sector derecho de la defensa local. Un venenoso centro del ex Argentinos complicó a un Monetti, que sólo atinó a observar cómo la pelota se estrellaba en el segundo palo. El espectáculo era tan vertiginoso que había promesa de más emociones.

El tanto de Julio Rodríguez fue la garantía que le permitió al elenco de Franco quedarse con los tres puntos. Sin dudas, la categórica victoria influirá en su próximo cotejo frente a San Lorenzo. En tanto, el «Lobo» buscará revertir su imagen en la Copa Sudamericana, cuando visite al «León», el mismo adversario que tendrá en la octava fecha.