El Papa Benedicto sorprendía el jueves 11 de septiembre dejándose hacer un selfie con un joven seminarista italiano, Gianluca Barile ‏(@GianlucaBarile1), y con un sacerdote italiano, Sebastiano Sequino. El primero la colgó inmediatamente en Twitter y ha sido tendencia inmediatamente en Italia y fuera de ella. El segundo lo hizo en su perfil de FB:

No sorprende ya que un Papa se haga un selfie, pues ya el Papa Francisco ha popularizado este gesto de cercanía con los fieles, especialmente durante el reciente viaje a Corea, pero sí que lo haga el Papa Benedicto, quien lleva una discreta vida de retiro en el Vaticano, y más tras los rumores que apuntaban a un empeoramiento de su estado de salud.

En declaraciones a Aleteia, el aún emocionado Sequino explicó que su visita al anciano pontífice había sido solicitada el pasado mes de junio: «sólo quería agradecerle todo lo que ha hecho», explicó. La respuesta llegó por sorpresa hace unos días, cuando ya Sequino no contaba con que fuera atendida.

Las fotos del encuentro que ofrece Aleteia son cortesía del padre Sequino, y pueden verse en su perfil de Facebook.

Quien se sorprenda de que el Papa emérito se «apunte» a la moda del selfie, debería recordar que Benedicto XVI pasará a la historia como el primer Papa tuitero. En esto, como en muchas otras cuestiones, ha sido un pionero.

Aleteia