Carteros de Cruce por la Educación y Papa Francisco

En una audiencia privada, el Papa Francisco se encontró con los pedalistas del Cruce por la Educación, quienes le hicieron entrega de más de 60 mil cartas de papel y siete mil digitales con los sueños de miles de niños.

“Quiero enviar un saludo grande a los chicos que me han mandado estas cartas. Gracias por la cercanía, el afecto y por tener ganas de ver más allá”, dijo Francisco, a través de Cadena 3.

El Papa recordó a los pequeños: “La vida es para hacer cosas lindas, cosas grandes. A la vida le podés mirar la parte buena o la parte mala, si le ves las cosas buenas, y ves la posibilidad de ir adelante, vas a ser feliz. Si te encerrás, te quedás solo, no jugás con tus compañeros, no te reís, la vida va a ser muy difícil”, transmitió el Sumo Pontífice.

“Ustedes son los dueños de la sonrisa, los grandes ya tenemos la sonrisa con cicatrices. Ustedes tienen la sonrisa limpia, con ella vayan adelante y enséñennos a reír de nuevo, a ser hombres y mujeres con alma de chicos”, dijo Francisco.

“Que Dios los bendiga y gracias por las cartas”, dijo al tiempo que pidió: «Recen por mí, que lo necesito».

El Papa remarcó que las cartas reposarán en los archiveros del Vaticano y serán consideradas «un tesoro».

También tuvo tiempo para recordar lo que de niño quería ser cuando grande: quería ser carnicero.

Por su parte, Juanjo Vargas, expresó tras el encuentro: «Ha sido muy emotivo, hermosas las palabras de Francisco. Vamos a tratar de darle esta respuesta a todos los chicos que mandaron las cartas”.

Los ciclistas, protagonistas de la iniciativa, realizaron una reflexión tras el encuentro con Su Santidad.

“Fue muy emocionante. Rescato lo que nos dijo: que busquemos reirnos más, que le copiemos a los chicos. Ahora, empieza otro sueño, que es el de cada uno de nosotros y de los chicos”, sostuvo a Cadena 3 Santiago “Chanchi” Fernández.

Manuel Fernández, en tal sentido, señaló que se quedó con que “debemos trabajar por el que está al lado”.

“Fue un sueño cumplido. Teníamos un peso de entregar esas cartas y todos esos sueños. A los chicos les decimos que se queden tranquilos, que están en buenas manos”, aseguró. Pablo Pascual.

Mientras que Juanjo Vargas completó: “Todas las cartas de los niños las tiene el Papa. Ellos las archivan y las cuidan”.