tunel

¿Existe “vida” después de la muerte? El argumento es muy controvertido, y recientemente ha salido una publicación de un estudio inglés, difundido por el Dialy Telegraph, que comprobaría el mantenimiento de un cierto grado de conciencia por parte de personas en paro cardíaco (Corriere della Sera, 7 de octubre).

Se para el corazón pero no la conciencia

Durante cuatro años, los investigadores de la Universidad de Southampton han examinado los casos de 2.060 personas, todas ellas víctimas de paro cardíaco, en 15 hospitales esparcidos entre Gran Bretaña, Estados Unidos y Austria. Según los datos de los estudiosos ingleses, alrededor del 40% de los sobrevivientes ha descrito experiencias concientes que han sentido mientras su corazón se había parado. Hablando en cifras, de los 330 que escaparon a la muerte 140 contaron que permanecieron parcialmente concientes durante la reanimación.

La experiencia extracorporal

Ha surgido también el hecho que, cuenta Panorama.it (8 de octubre), alrededor del 40% de los supervivientes tenían “recuerdos” de esa experiencia en los minutos en que estaban clínicamente muertos. Un señor de 57 años de Southampton dijo haber vivido una especie de experiencia extracorporal, y haber asistido a las acciones de los médicos que intentaban reanimarlo.

“Sabemos que el cerebro no puede funcionar cuando el corazón deja de latir – dijo Sam Parnia, investigador que ha dirigido el estudio – Pero en este caso la conciencia parece haber permanecido activa hasta tres minutos después de que el corazón dejara de funcionar, aunque el cerebro normalmente “se apaga” después de 20 o 30 segundos después de que el corazón se para”.

Recuerdos positivos y negativos

Aunque muchos de los sobrevivientes entrevistados no recuerdan detalles específicos, hay de todas maneras una serie de temas recurrentes. Subraya La Repubblica (7 de octubre): uno de cada cinco afirma haber sentido una gran serenidad mientras que alrededor de un tercio ha percibido una aceleración o una reducción en el pasar del tiempo. Otros creen haber visto una fuerte luz o un sol que brillaba.

Mientras que para otros las sensaciones eran negativas, similares al ahogo o a ser arrastrados bajo agua. Según Parnia, podrían haber muchos más casos de experiencias después de la muerte pero muchos no los recuerdan a causa de los daños cerebrales o los sedantes que les han suministrado.

Clínicamente muerte

La investigación de la Universidad de Southampton ha suscitado mucho interés en un sector que implica a diversos estudiosos. “Hay algunas pruebas muy importantes en base a las cuales estas experiencias han verdaderamente sucedido después de que las personas estuvieran clínicamente muertas”, dijo el psicólogo David Wilde, de la Universidad de Nottinghan Trent. Para Wilde aún no es posible decir qué sucede exactamente en esos momentos pero la “lente” de la ciencia está indagando cada vez con mayor profundidad.

Artículo anteriorEl tabú de la enfermedad del Ébola
Artículo siguienteSalud: Músicos catamarqueños con discapacidad visual podrán participar en la Banda Sinfónica Nacional