Lucia Corpacci en la Nueva Escuela de Comercio

Me quiero dirigir a la comunidad de Tinogasta, a los jóvenes, a los adultos, a los padres de los jóvenes que concurren a esta escuela” sobre los pormenores de la marcha de la obra.

«La directora contaba un poco como era la historia, y yo quiero que sepan que para mí particularmente era una deuda enorme esta escuela. Y les voy a contra por qué… yo no era Gobernadora cuando ya se había empezado a gestionar en Nación, dentro del programa 700 Escuelas, la posibilidad de hacer este edificio. Y en verdad a veces las cuestiones políticas, esas de que ‘no quiero porque lo va a hacer, porque los fondos vienen de aquel que es mi adversario’, en realidad nos terminan perjudicando a todos. En ese interín me acuerdo que me insistían y me insistían… ‘hagan algo, no puede ser que no salga’. Bueno, hubo una persona que la voy a nombrar, que era Armando Mercado -yo no era funcionaria todavía-, y me llevó de la mano a hablar en Planificación Federal y peleamos por esta escuela junto a todo lo que peleamos. Quiero que sepan que no me atribuyo en ningún momento ser la única que peleó, porque yo sé la cantidad de gente que peleó y defendió la necesidad de esta escuela. Pero sí puedo decir que luego de que se empezó la construcción yo era una de las más interesadas en terminarla. Y bueno, a veces las cuestiones administrativas, burocráticas, nos ponen en estos bretes de no poder hacer nada. A esta escuela le faltaba bastante cuando la empresa constructora tuvo el problema que tuvo, que es de público conocimiento. Distinto fue el caso de la escuela de Recreo que sí pudimos intervenir rápidamente y terminarla. A esta le faltaba bastante, por lo tanto había que terminar los papeles”.

«Quiero agradecerle a la gente de Riego y Obras Públicas, que bajo la supervisión del ministro de Obras Públicas se arremangó y se decidió a terminar esta escuela”, sostuvo.

Finalmente expresó que «yo sueño y trabajo todos los días, a veces bien, a veces mal, todos los días hay que corregir el rumbo, todos los días hay que decir ‘esto lo hagamos mejor la próxima vez’. Pero trabajo con una convicción enorme, de que podemos construir en serio una Catamarca más justa, una Catamarca para todos, una Catamarca donde no tengamos chicos que no puedan estudiar, donde no tengamos jóvenes que no puedan trabajar, donde no tengamos gente que no pueda tener vivienda, donde no nos quede un catamarqueño que no tenga baño, que no nos quede un catamarqueño que no pueda acceder a la salud. Por eso son las políticas públicas, activas, concretas que desarrollamos, no sólo en la Capital, no sólo en los grandes centros urbanos, sino en toda la provincia. Porque no me voy a cansar de decirlo: así como los argentinos tenemos los mismos derechos, los catamarqueños tenemos los mismos derechos, del Este al Oeste, del Norte hacia el Sur, en el Centro, todos los catamarqueños valemos lo mismo, y trabajamos para eso”, dijo Lucia Corpacci.