Presidente de Irán Hasán Rouhaní

También Irán se unió a la condena de los terroristas del así llamado Estado Islámico (EI). Al hablar en la tribuna del Palacio de Cristal, en el ámbito de la Asamblea general de las Naciones Unidas, el presidente iraní, Hassan Rohaní, declaró que el EI representa «una amenaza para la civilización». Al compartir la preocupación de toda la comunidad internacional por el avance del Estado Islámico, Rohaní se mostró dispuesto a proseguir por el camino del diálogo y colaborar con los Estados Unidos y los países europeos. Una colaboración ya anunciada hace un año en su primera intervención en la tribuna del Palacio de Cristal. Pero el horror continúa: tras torturarla durante cinco días, las milicias la mataron en Mosul decapitándola en público; Samira Saleh Al Nuaimi, abogada y activista por los derechos de las mujeres y de las minorías, que había estigmatizado las violencias del EI en los medios de comunicación social. Los yihadistas, refieren las agencias de prensa, querían que «se arrepintiera» para poder salvar su vida: pero ella se negó.