Cocinas Solares

Los alumnos Edgardo Reinoso, Javier Avellaneda y Jorge Cruz Mendoza, acompañados por el docente Jorge Antonio Cruz, viajan hoy a Buenos Aires, y más precisamente a Tecnópolis, donde mañana serán distinguidos, en representación de Catamarca, por el ministro de Educación de la Nación, Alberto Sileoni, junto a otros jóvenes del resto de las provincias argentinas.

El reconocimiento, en el caso de los estudiantes catamarqueños, se les brindará por su aporte concretado con el proyecto “Cocina Solar Solidaria”, que tuvo por objeto el armado de cocinas solares por parte de los alumnos, para donarlas y enseñar su funcionamiento en escuelas de la Puna catamarqueña. Esta actitud solidaria fue reconocida en el marco de acciones similares del mismo tipo por el Ministerio de Educación de la Nación.

El proyecto “Cocina Solar Solidaria” se orienta a aprovechar la energía solar, que es renovable, no contaminante y abundante en nuestra latitud, sobre todo en nuestra Puna, donde el acceso a combustibles no renovables es difícil, y se lo realiza reciclando materiales y promoviendo la difusión entre alumnos y la comunidad.

Apoyados en ejes como la motivación, objetivos, aprendizajes, necesidades de la comunidad y acciones, el docente Cruz y sus alumnos explican: en lo que hace a motivación en los alumnos, es la de incentivar el interés por estudiar, experimentando conceptos teóricos en trabajos prácticos, constructivos y solidarios.

En lo que hace a los objetivos, los alumnos arman un modelo de cocina solar para donarlas y enseñar su funcionamiento en escuelas de la Puna catamarqueña; en cuanto a los aprendizajes, se trabaja en la toma e medidas, gráficos y cálculo de figuras geométricas; funciones; experimentación de propiedades ópticas, energéticas, principios de propagación y conservación; características de los materiales y manejo de herramientas; cuidado del medio ambiente; y trabajo en equipo entre alumnos y comunidad.

En cuanto hace a las necesidades de la comunidad, se trata de poblaciones con difícil acceso a electricidad, gas o leña; y finalmente, las acciones pensadas son: investigar sobre distintas formas de aprovechar la energía solar; construir un concentrador parabólico; experimentar la cocción de distintos alimentos, difundir la actividad participando de distintas muestras (feria de ciencias, visita a escuelas, etc.) y, finalmente, realizar el viaje, exposición, cocción de alimentos, armado de dos cocinas y entrega a 6 escuelas.

Todas estas acciones se fueron materializando, y fue así como este grupo de entusiastas jóvenes y el docente Cruz acompañaron al ministro Ariza a hacer entrega a varias escuelas de la Puna en un acto realizado en la Escuela 39 de la Villa de Antofagasta de la Sierra.

Hoy, el grupo visitó al ministro, con el nerviosismo propio del viaje – primera vez en avión, invitados por el Ministerio nacional – y con el entusiasmo de ser reconocidos por su trabajo y su acción solidaria.