Mons. Luis Urbanc

El Obispo Diocesano de Catamarca, Mons. Luis Urbanĉ, valoró el significado del Centro de Integración e Identidad Ciudadana (CIIC), y pidió a la comunidad que lo aproveche y también que lo cuide.

Invitado especialmente al acto de apertura del CIIC, Monseñor Urbanĉ fue precisamente la autoridad eclesiástica encargada de bendecir las renovadas instalaciones, puestas ahora a disposición de miles de comprovincianos, principalmente jóvenes y abuelos.

El Obispo de Catamarca Mons. Urbanĉ, al hacer uso de la palabra durante el acto, expresó su admiración por la obra, al recordar que “hace siete años que pasaba por este lugar y siempre lo veía andonado”, y se alegró porque ahora “va a prestar un servicio a la comunidad”.

“Agradezco a las autoridades que han tenido esta buena iniciativa de que aquellas cosas que tenemos en nuestro suelo y nuestra provincia lo vayan recuperando y dándole un funcionamiento al servicio de toda la sociedad”, expresó el obispo.

Monseñor Luis exteriorizó su deseo de que “toda esta inversión que se hizo, verdaderamente la aproveche toda la comunidad y nos ayude a crecer en el amor fraterno, en la palabra de Dios y que entre todos cuidemos este lugar. Una de las cosas que a mí me preocupa… siempre lo digo cuando entro a algún lugar: fácil es cuando se consigue algo pero muy difícil conservarlo, tantas veces somos muy dañinos para cuidar las cosas…”.

“Cuiden a sus instalaciones porque son para ustedes y el día de mañana para sus hijos, para sus nietos. Esto que se entrega hoy a la comunidad es verdaderamente una hermosa invitación a un compromiso de ser más cuidadoso con todo lo que Dios pone al alcance de nuestra mano, porque todo cuesta mucho y para que se conserve hay que cuidarlo y hay que cuidarlo con amor”, agregó Urbanc.

Pidió finalmente “que nuestra madre, la Virgen del Valle, que tanto nos protege, nos cobija y nos ayuda, nos siga iluminando con su presencia maternal para ser verdaderamente catamarqueños, siempre hermanos los unos de los otros y siempre preocupados de incluir a todos aquellos que están siempre más alejados, como que la corriente los va dejando a la orilla, que se incluyan siempre y seamos entonces una comunidad fraterna e inclusiva”.