Franco Carrizo

El tinogasteño Franco Sebastián Carrizo (30) falleció ayer de manera instantánea mientras manipulaba el brazo hidráulico de la grúa de un camión de carga. Según estimaron los peritos, con el elemento de hierro habría rozado los cables de 33 mil voltios que llevan electricidad a El Rodeo, por lo que la descarga en el cuerpo de Carrizo fue instantánea. Esto ocasionó que se prendiera fuego él y también el camión de la empresa para la que trabajaba.

El fatídico hecho se registró a las 11.43 de la mañana. En ese momento, Carrizo habría concluido su trabajo de descarga de materiales de construcción en una vivienda ubicada a la vera de la citada ruta y a escasos metros de El Calvario. Mientras permanecía parado al costado del camión manipulando la grúa con la que terminaba de bajar los palets con ladrillos, y por razones que aún son materia de investigación de los peritos; el joven rozó los cables del tendido eléctrico y se electrocutó.

Marcelo Berrondo, director de obreros de la Ec Sapem, explicó que la electrocución debió durar solo «milésimas de segundos”, ya que el sistema de seguridad saca de servicio inmediatamente el tendido en caso de algún accidente. «Se trata de una línea de 33 mil voltios donde cada fase (o cable) cuenta con 19 mil. Al rozar esta fase, el cuerpo del joven sirvió como bajada a tierra y en esa fracción de tiempo falleció. Fue algo instantáneo. Es un golpe al corazón directo”, contó.

Por su parte, el médico de la policía señaló que el cuerpo del joven estaba carbonizado y coincidió con Berrondo al señalar que su muerte fue instantánea. «La electricidad provocó que su cuerpo arda en llamas y nosotros lo encontramos completamente carbonizado. Incluso tenía mutilaciones en las extremidades. No se necesitará autopsia”, aseguró.

El dantesco cuadro fue dado a conocer a las fuerzas de seguridad por un trabajador que pasaba en ese momento por la ruta. Él observó cómo, en pocos minutos, el camión Mercedes Benz 1215 comenzaba a arder ocasionando que las ruedas delanteras explotaran.

La dueña de la vivienda en donde Carrizo debía descargar el material adquirido, una mujer de 55 años de quien no trascendió su identidad, debió ser asistida por los médicos del Same ya que también observó toda la escena sin poder ayudar al empleado. Los médicos la retuvieron hasta que familiares llegaron a socorrerla, ya que no quería volver al domicilio en donde el camión calcinado permaneció durante más de dos horas hasta que los peritos concluyeron su trabajo.

Participaron dos dotaciones de bomberos. El fiscal correccional Luis Baracat también asistió al lugar del hecho y dialogó con los peritos y también con el abogado del Corralón Prevedello, Mario Sampayo, quien asistió al lugar para interiorizarse del accidente.

Por otro lado, se informó desde la gerencia que hoy no abrirá las puertas el corralón.

 

Participación:

Su Esposa Valeria Reales, sus hijos Braian y Yenifer, sus padres Telo y Fany, sus hermanos Nestor, Oscar, Juan y Natalia, sus padres políticos, tios, sobrinos, primos y demás familiares participan con profundo dolor su deceso. Sus restos son velados en sala velatoria de San Nicolas, Rivadavia 391 en Tinogasta. Casa de duelo: Santa Rosa. E invitan a la misa para despedir sus restos, que se oficiará el día 09 de Noviembre a hs 09 en la Iglesia San Villa San Roque y luego acompañar sus restos al cementerio local.