belleza

1. Una piel bien hidratada

Recuerda que lo importante es prepararnos adecuadamente un par de días antes de la cita. Y el tener una piel bien hidratada, suave y tersa nos va a ofrecer un aspecto mucho más radiante. Nuestro maquillaje también lucirá mejor si la piel está bien tratada, de ese modo no tendremos necesidad de cubrir demasiadas imperfecciones y tendremos un aire más natural y atractivo.

¿Y cómo lo hacemos? Muy sencillo. Nos prepararemos dos días antes, efectuando un tratamiento dos veces al día, por la mañana y por la noche. Para ello vamos a necesitar cuatro cucharadas de pulpa de calabaza (que previamente habremos hervido). La ponemos en un bol junto a una cucharada de miel, una de aceite de oliva, media cucharada de leche y una cucharada de la pulpa de aloe vera. Consigue una mezcla bien homogénea y aplícala en tu rostro durante 20 minutos. Pasado ese tiempo, retírala y enjuágate con agua fresca. Repítelo dos veces al día y verás qué piel tan bonita e hidratada consigues.

2. Cabello brillante, suave y sedoso

Lo ideal es poder lucir un aspecto atractivo y natural. Para ello necesitamos que nuestro cabello esté suelto y brillante, que sea suave y que tenga un volumen adecuado. Para ello una vez al día y dos días antes de tu cita, sería recomendable que te aplicaras esta sencilla mascarilla.

Necesitaremos un aguacate, dos gotitas de aceite de almendra y dos gotas de aceite de coco. Estos dos aceites los podemos encontrar en cualquier tienda natural o de belleza. En un bol ponemos la pulpa de aguacate y la vamos mezclando con una cucharita. El aceite de coco y el aceite de almendras son estupendos para tratar y restaurar tu cabello. Te lo aplicas cuando lo tengas húmedo y dejas actuar durante 20 minutos para después, aclarar con agua tibia. Verás qué bonito te queda.

3. Ojos espectaculares

Una mirada brillante, con unas pestañas relucientes y fuertes, son un detalle más que puede enmarcar tu rostro de esa belleza natural que deseamos mostrar. Para ello, un remedio sencillo y fácil de hacer dos días antes es el de la vaselina y el aceite de ricino. Por las noches, hazte un pequeño masaje con un poquito de vaselina y una gotita de aceite de ricino. Déjalo actuar toda la noche y verás como por la mañana tu mirada reluce.

4. Unos labios carnosos y suaves

Pocas cosas son tan atractivas en una mujer como sus labios. Pero a veces los tenemos secos y cuarteados, con esas pieles sueltas que tanto enturbian cuando queremos pintarlos. ¿Que podemos hacer? Una vez más, vamos a utilizar la vaselina. La aplicamos en los labios, para después ponerte un poco de azúcar sobre ellos. Lo que haremos es una pequeña exfoliación. Calentamos un poco de agua y con un algodoncito hacemos un masaje en los labios para que, poco a poco, se vayan retirando esas pieles muertas. Después, volvemos a aplicar vaselina y la dejamos actuar toda la noche. De este modo conseguirás unos labios suaves y atractivos.

5. Uñas atractivas

Un truco muy eficaz que podemos ir preparando dos días antes es el de añadir a nuestro esmalte trasparente dos gotitas de limón, una cucharada de aceite de oliva, un trocito picado de ajo y una cápsula de vitamina B que venden en las farmacias. Aplícatela y, de este modo, conseguirás unas uñas sanas y fuertes. El día de la cita elige un tono discreto pero elegante, como pueden ser las tonalidades nude o colores pastel. Son muy atractivas.

6. Descansa bien la noche anterior

Intenta acostarte temprano. Si descansamos bien nos levantaremos con un aspecto más relajado y sin las clásicas ojeras. Pon, por ejemplo, un poco de lavanda bajo tu almohada, el olor te ayudará a conseguir un sueño tranquilo y relajado.

7. Recuerda que menos es más

La auténtica belleza se consigue sin artificios. Con esto queremos decirte que es mejor no abusar de los cosméticos, del maquillaje. Dejamos a un lado lo sofisticado para explotar nuestra naturalidad, esa que desprende tu cabello suelto, un vestido sencillo pero atractivo, un maquillaje equilibrado que realce tus ojos o tu boca (no las dos cosas por igual). Lo esencial es sentirte cómoda con tu imagen y sacar entonces tus dotes de seducción.

8. Un baño relajante antes de tu cita

No hay nada más adecuado. Deberemos llegar tranquilas y relajadas y un modo de conseguirlo es mediante un baño caliente donde tus nervios se alivien, donde tus músculos pierdan su tensión, donde la placidez relaje tu rostro y el vapor abra tus poros eliminando toxinas. Vale la pena dedicar al menos media hora a un baño con sales naturales y agradable olor.

Disfruta de tu cita, y recuerda, sé natural y sé siempre tú misma.