Boca-River_

Uno se apoya en los éxitos conseguidos en los últimos meses y en una actualidad que lo ubica como el equipo más destacado del país, el otro en el peso de su historia y en el cambio conseguido con la llegada de un nuevo DT.

River y Boca estarán frente a frente en una serie de ida y vuelta por la Copa Sudamericana para definir a uno de los finalistas del certamen internacional. En un duelo que no tiene un claro favorito. El «Xeneize» ganó en dos oportunidades este trofeo, el elenco de Núñez nunca.

El «Millonario» fue campeón en el Torneo Final de 2014, es el líder del certamen de Transición, ganó sus partidos en la competencia internacional (seis de seis) y contará con todos sus jugadores luego e la reincorporación de Teófilo Gutiérrez y Carlos Sánchez. Y Fernando Cavenaghi se ilusiona con estar en el banco luego de una larga lesión, como Palermo en el 2000.

Pero el equipo de Gallardo más cansado, su titulares jugaron más minutos que los de Boca, disputó más partidos y tienen un plantel más corto. En la últimas fechas vivió un bajón futbolístico con dos unidades en de los últimos nueve en el torneo local y perdiendo el invicto luego de 31 encuentros.

En 2014, River ganó tres Superclásicos, dos amistosos y en el Final en la Bombonera, donde llevaba 10 años sin victorias, y empató los tres restantes por lo que no sabe de derrotas antes su histórico rival.

Además, tiene un poder de gol que lo hace temible. De los 25 partidos que jugó en 21 anotó al menos un gol, solo no le hizo tantos a Estudiantes en el Transición y no convirtió en la Copa Argentina, donde empató todos los partidos 0 a 0. Y en 12 encuentros no recibió goles.

Boca llega en alza. Tras la salida de Carlos Bianchi y con la llegada de Rodolfo Arruabarrena mejoró en lo futbolístico, consiguió el 74% de los puntos que disputó y en el plano internacional tiene una historia que lo avala.

En las tres series que disputaron, el «Xeneize» fue el vencedor. En la Supercopa 1994, igualaron sin goles en la ida y 1 a 1 en la vuelta y los de La Ribera pasaron por penales. En la Libertadores 2000, River ganó en el Monumental 2 a 1 y en La Bombonera fue 3 a 0 para el local, y en 2004 el elenco de Bianchi pasó a la final en los penales.

En la Sudamericana luego de superar con lo justo a Capiatá, mostró su ante Cerro Porteño y Rodolfo Arruabarrena tendrá a todos sus futbolistas en optimas condiciones para afrontar la serie. En 2014 perdió a su máximo ídolo, Juan Román Riquelme, y al entrenador más ganador de su historia, Carlos Bianchi, no tiene títulos y con una victoria ante River podría salvar su historia.