Banfield - Quilmes

Quilmes le ganaba a Banfield y así salía del último puesto del torneo, pero el Taladro le terminó dando vuelta el resultado, perdió 3-1 en uno de los clásicos del Sur y así continúa en el fondo de la tabla.

El equipo de Quatrocchi golpeó de entrada con un gol de cabeza de Scifo, tras un córner desde la derecha de Cabrera, y eso suponía un bajón anímico para un Banfield que hace muchos esfuerzos por ser ofensivo y generar varias situaciones de gol, aunque a veces no logra concretar. Si bien en los últimos partidos no pudo repetir el rendimiento de las primeras fechas, consiguió menos puntos de los que mereció.

Sin embargo, mantuvo la filosofía que propone Matías Almeyda, el juego por las bandas y los desdoblamientos. Y sobre todo intentó por la izquierda, primero con un buen centro de Erviti que no logró conectar bien Salcedo. Y por ese lado llegó la igualdad de Noir, que cabeceó junto al palo derecho del arquero, tras un centro desde la izquierda de Zarif.

Banfield terminó encontrando el premio a su búsqueda de ataque en el segundo tiempo con un gol de penal de su arquero Servio, luego de una falta de Suárez sobre Bertolo. Y el ex Boca, la figura de la cancha, armó el contraataque para la definición final de Requena, en otro avance respaldado. El local ya había generado y empujado lo suficiente para irse vencedor. Quilmes, mientras tanto, sigue confundido y sin reacción.