Barovero River

Es laborioso y humilde dentro de la cancha, pero también lo refleja a la hora de enfrentar los micrófonos. Marcelo Barovero fue quizás la gran figura de una noche histórica en Núñez, donde River hizo historia y se dio el gran gusto de eliminar a Boca de la Copa Sudamericana.

Sin embargo, el arquero «millonario» bajo los decibeles ante tanto fervor y habló en un tono calmo de su intervención decisiva: «Sirvió mucho, fue raro todo, pero lo único que importaba era ganar… A veces le toca a uno y a veces a otro». Y acotó: «Después de que cobró el penal, fue respirar y tener la mente tranquila».

Más tarde, «Trapito» argumentó por qué el conjunto de Marcelo Gallardo se metió en la gran final, que será ante Atlético Nacional de Colombia: «Son clásicos y jugamos en equipo 180 minutos, ahora trataremos de seguir de esta manera». Tampoco se olvidó del encuentro de Ida, en donde muchos creyeron que habían desaprovechado la chance de marcar de visitante: «Parecía que no servía mucho el empate, pero fue un buen arranque de serie».

Ahora pensarán en el domingo, cuando reciban a Banfield para mantenerse con chances de alzar el título local, pero Barovero disfruta el presente: «Era difícil pensar que llegaríamos a una final, esperemos conseguir un título. Hace seis meses que venimos trabajando, tenemos la mente fría y estamos con muchas ganas».