Papa Francisco

El Papa Francisco y el Vaticano jugaron un papel esencial, intermediando en el histórico acercamiento anunciado el miércoles entre Estados Unidos y Cuba, indicó un alto funcionario estadounidense.

El Papa lanzó un llamado personal a Barack Obama en una carta remitida «este verano» boreal y separadamente otra a Raúl Castro.

Además el Vaticano recibió a delegaciones de ambos países para culminar el acercamiento, explicó la fuente.

Luego de una reunión con Obama, «el papa Francisco decidió lanzar un llamado personal, algo inusual, no tengo conocimiento de que hayamos recibido antes ese tipo de comunicaciones del Papa», relató el alto funcionario.

«Le escribió directamente al presidente Obama y por separado al presidente Castro, antes, durante el verano (boreal)», agregó. «Eso fortaleció el impulso para avanzar».

Los contactos directos entre Washington y La Habana fueron autorizados en la primavera boreal de 2013 y la primera reunión se realizó en Canadá en junio de 2013. Ambas partes continuaron las conversaciones hasta noviembre pasado.

Las negociaciones finalizaron en una reunión patrocinada por el Vaticano entre las delegaciones de ambos países.

Las autoridades cubanas liberaron el miércoles al estadounidense Alan Gross, detenido desde 2009, por razones humanitarias y a solicitud de Washington.

Obama planea realizar un anuncio a las 17H00 GMT, al mismo tiempo que Castro.

Según un alto funcionario estadounidense, Alan Gross, de 65 años, fue liberado a cambio de tres cubanos detenidos en Estados Unidos.

Francisco «vivamente complacido por la decisión histórica»
El papa Francisco se manifestó este miércoles «vivamente complacido por la histórica decisión de los gobiernos de Estados Unidos e América y Cuba de establacer relaciones diplomáticas» y confirmó que la Santa Sede ofreció sus «buenos oficios» como mediador entre las partes.

El Vaticano confirmó que el papa argentino envió dos cartas a los presidentes Barack Obama y Raúl Castro y que recibió una delegación en octubre de los dos países para «favorecer un diálogo constructivo (…) del que han surgido soluciones satisfactorias para ambas partes», sostiene la nota.