Pavel Broum y Tamara Villareal en El Vaticano

Papa Francisco el 17 de diciembre en la audiencia general del miércoles ha recibido varias sorpresas: una torta con las velas, la visita de 8 personas sin techo, el flashmob de tango que reunió a 3000 parejas en El Vaticano, entre otras.

Plaza San Pedro ha sido engalanada por el calor humano de los fieles hacía el Papa. En medio de esta fiesta el Papa Francisco ha hecho una sorpresa a una familia presente en la audiencia.

“Llegamos a Roma desde Praga para hacer un regalo al Papa Francisco, en cambio hemos recibido un regalo más grande” aseguró Tamara Villareal, 27 años, nacida en Patagonia, oriunda de Esquel, último confín de la Tierra del Papa argentino.

Eda Broum de 11 meses, la hija de la mujer, fue bendecida y besada por el Papa Francisco en uno de sus gestos fuera de programa. Además Eda ha participado con su papá y mamá al Flashmob de tango algunos metros más adelante del el Colonnado de Bernini.

“Papa Francisco es el mismo pastor que conocí en Buenos Aíres” aseguró Villareal.

“La misa que te daba en la Catedral de Buenos Aires es igual a la misa en San Pedro, directa al corazón y a la mente” dijo Villareal después del Audiencia General, quien como fiel ya conocía al “padre Jorge” en Argentina.

Villareal está casada hace dos años con Pavel Broum, 36 años nacido en Praga (República Checa). La nupcias se celebraron dos veces. Una ceremonia civil en Praga y otro por la Iglesia ante la familia de la esposa en Argentina, como lo pide la tradición de los Villareal.

Un día en la fila de un supermercado en Praga, Broum escucha hablar ‘checoslovaco’ con acento argentino a una mujer de tez morena, cabellos largos y azabaches. Él ya había estado en Argentina en 2011 por su pasión al tango y la comida.

Al principio, Broum convenció a su futura esposa con su español “de combate” a darle clases de castellano y de tango; una pasión anidaba en su corazón desde hace tiempo. “Ese trato le convino sólo a él: se ganó esposa, hija, lecciones gratis de español y de tango” dijo cariñosamente Villareal.

Broum es un católico que ha encontrado en su esposa una ‘roca para su fe’. “No podía no casarme por la Iglesia con Tamara”.

El Papa Francisco sorprendió también a Broum por su sencillez y calor humano. “Muy bonito que la niña recibió un beso del Papa” dice en español.

El cumpleaños de Francisco era una ocasión para la familia. “Supimos de la celebración por una noticia en Internet y luego visitamos la página facebook (de los organizadores del flashmob) y nos encontramos que varias personas se daban cita en Roma. Nosotros hicimos maletas y decidimos venir hasta aquí”.