Santiago Scaine y Pablo González crean escaner 3D y lapiz digital en Argentina

Los investigadores argentinos Santiago Scaine y Pablo González, crearon la primera escáner 3D y el primer lápiz digital de producción argentina. Los inventores desde hace tres años, están al frente de Replikat, empresa que se dedica a la fabricación de estos equipos, y que hace unos meses presentó la primera impresora 3D, también de diseño y piezas argentinas.

El escáner 3D permite leer un objeto y devolverlo en un archivo en tres dimensiones en una computadora, que a partir de ahí puede reproducirlo en su forma física, a través de una impresora 3D.

Y ahora con el lápiz digital, es posible dibujar «en el aire» todo tipo de objetos en 3 dimensiones, a partir de un trazo de material plástico, o retocar una pieza o mejorar una dañada.

Con esto se cierra el círculo de poder copiar un objeto, imprimirlo y tener la posibilidad de retocarlo o modificarlo, lo cual abre un panorama novedoso para las empresas, especialmente las pequeñas y medianas, de poder acceder de manera más rápida a determinadas piezas para sus maquinarias que son costosas porque provienen de afuera, o que directamente ya no se fabrican.

«Nos llevó casi un año el desarrollo del escáner. Logramos un producto donde un puede colocar una pieza y obtener el modelo en tres dimensiones», indicó Scaine, quien además subrayó que con este desarrollo «hasta es posible escanear una pieza rota, sus pedazos separados y juntarlos en la computadora».

Indicó que «con el lápiz se pueden retocar objetos, hacerles alguna mejora«, y añadió que «posibilita crear desde crear de cero, hasta inventarle partes nuevas a una pieza».

Aseguró que «los dos desarrollos son 100% argentinos», y precisó que «las plaquetas electrónicas, el diseño de la electrónica, del software y de las carcasas, y su fabricación se hicieron en el país, lo mismo que la boquilla del lápiz 3D, que asombra a muchos porque es de mucha precisión».

«Se fabrica y se diseña todo acá», enfatizó el desarrollador, quien afirmó que «siempre supe que todo esto se podía fabricar acá y quise llevarlo a cabo».