familia

El ajetreo diario, el trabajo, las cuentas, buscar alcanzar el sueño americano nos deja uno de los retos más difíciles actualmente como familias. Convivimos pero no compartimos. Vivimos como entes separados y no como una unidad, dejando que lo único que nos una realmente sea el techo que nos protege.

Por eso hay que hacer un esfuerzo mayor para compartir tiempo de calidad con los nuestros para que se sienta que el vínculo que nos une va más allá de las cuatro paredes del hogar.

Comer es compartir

Comer juntos puede ser complicado pero la verdad es que es una costumbre que estrechará los lazos entre tú y tu pareja o entre padres e hijos. Normalmente compartir la mesa en familia se hace difícil por la falta de tiempo pero todo lo bueno en la vida lleva cierto esfuerzo ¿cierto? Si te lo propones, puedes lograrlo asignándole una tarea a cada miembro de la familia, haciendo que cada uno de ellos tenga una función especial y esto hará que además se sientan más involucrados en la dinámica familiar.

Cualquier excusa es buena para pasar tiempo con los chicos

Aunque queramos, a veces pasar más tiempo con los chicos es difícil. Pensamos que con comprarle lo que nos pide es suficiente. Y además si a eso le sumamos el uso de la tecnología, es cada vez más normal que cada uno de los miembros de la familia tenga su vida «a parte». Pero puedes hacer cosas como actividades especiales en grupo donde todos salgan beneficiados.

¿Quieres hacer más ejercicio? Pues busca una actividad o deporte que involucre a todos los miembros de tu familia. Puede ser desde una caminata hasta un partido de basket. Dale la vuelta a las oportunidades que se te presenten. Y si los chicos prefieren la tecnología, escríbeles un text o un mensaje por Whatsapp o siéntate con ellos a crear un mundo en Mindcraft.

Comparte tu historia familiar

Compartir los detalles de tu árbol de familia ayudará a que tus hijos se sientan parte de esa historia, de un relato que es mucho más grande que ellos mismos, además que les da sentido de pertenencia. Y es importante que se sientan así, como parte de la familia y no aislados.

Debes enseñarles que los grupos familiares los compone más personas que mamá y papá. Son tíos, cuñados, primos y abuelos que muchas veces hasta comparten el mismo lugar.

Aprender de donde viene cada uno hará que se sientan parte de esa gran familia y que comparten algo más allá que un apellido o el lugar donde viven.

Comparte las responsabilidades de casa

Claro que es importante hacer vínculos con tus hijos donde ellos te vean más allá de una figura de autoridad. Deben verte como una persona con la que pueden compartir sus dudas, inquietudes, fracasos y logros. Pero también tienes que dejar claro que tus normas son para ser respetadas y explicar por qué deben ser seguidas. Que no parezcan simplemente puestas por una autoridad que no escucha. De esa manera defines límites y escabucharás sus opiniones.

Lo importante de pasar tiempo en familia es aprovechar las oportunidades que se te presenten por muy pequeñas que parezcan. Sentarte a ver una película con tus hijos, aprenderte los nombres de los personajes que le gustan, comer un sandwich en la mesa, todas esas pequeñeces al final suman grandes recuerdos que todos llevarán siempre. ¡Feliz tiempo familiar!.