trigo

¿Sabías que el gluten podría llegar a ser potencialmente peligroso en muchas personas que incluso no son celíacas? Lee esta nota y conoce más acerca de esta proteína, bastante cuestionada últimamente.

Es sabido que el gluten no puede ser consumido por personas celíacas, lo que los obliga a llevar una dieta completamente libre de esta proteína, presente en muchísimos alimentos que consumimos día a día. Entre estos productos puedes encontrar panes, pizza, pasta y la mayoría de alimentos procesados, esto se debe a que el gluten forma parte de, trigo, la avena, cebada y el centeno.

Pero el guten no sería perjudicial sólo para los celíacos, también esconde otros peligros para salud para muchas otras personas.
La Asociación Médica de los Estados Unidos llevó a cabo un seguimiento de un grupo de personas ente 1969 y 2008. Entre ellas se encontraban personas con enfermedad celíaca diagnosticada, otras con intestino inflamado y los últimos con una sensibilidad especial hacia el gluten.

Los resultados demostraron que las personas con el instestino inflamado (lo que significa una enfermedad celíaca latente) y los que demostraron una sensibilidad hacia el gluten tenían mayor riesgo de muerte, principalmente por cáncer y problemas cardíacos.

Más del 90 por ciento de las personas con algún tipo de sensibilidad hacia el gluten no tienen idea de que es así, debido a que la biopsia intestinal que analiza estos problemas suele dar negativo, y adjudican los síntomas a otros malestares.

Pero los males del gluten son aun más graves, ya que esta proteína está relacionada a muchísimos problemas de la salud como anemia, fátiga, el ya nombrado cáncer, artritis, lupus, esclerosis múltiple y varias enfermedades autoinmunes, depresión, ansiedad, esquizofrenia y autismo.

La sensibilidad al gluten produce inflamación en todo el cuerpo, lo que perjudica a todos los órganos y la única forma de evitarlo es dejar de consumirlo.

Si aun no están convencido de todo lo negativo que trae consigo el gluten debes saber que al menos 80% de la población sufre inflamación intestinal por esta proteína y el otro 20% desarrolla anticuerpos contra las proteínas del gluten en intestino. Esto significa que el cuerpo no reacciona directamente contra el gluten y las proteínas pueden ingresar al torrente sanguíneo más fácilmente.