orégano

¿Sabías que además de ser bueno para la respiración y un interesante anti bacteriano, el orégano también sirve para aumentar las defensas? Lee esta nota, conoce sus propiedades y aprende a preparar un interesante remedio casero con él.

¿Sabías que el orégano es una de las plantas con mayor poderío a la hora de aumentar las defensas de tu organismo? Sí, así como escuchas. Tiene una interesante fuerza antioxidante y anti microbiana, generando un efecto de defensa y ataque sobre diversos males que pueden poner en jaque tu organsimo. Por eso mismo, no dejes de leer esta nota, donde conocerás sus propiedades y también aprenderás a usarlo.

Gran poderío antioxidante
Los fenoles son la clave de todo y lo que haría que el orégano tenga un potencial impresionante para abastecer al sistema inmune. Esta sustancia antioxidante llamada carvracol tiene un poderío impresionante, ayudando a erradicar problemas de toda índole que tengan que ver con virus, bacterias o infecciones.

Para que te des una idea, según la United States Drugs Administration, el orégano es entre 3 y 20 veces más antioxidante que otras hierbas y su maravilloso aceite esencial tienen más poderío en este sentido que los arándanos. Poca cosa, ¿no?.

Remedio natural de orégano para las defensas
Una buena idea para preparar un remedio de orégano para combatir todo tipo de problemas, tanto como prevención como para curación, es añadir algunas gotas de aceite de orégano en un vaso de agua tibia, sumándole también algunas gotas de aceite de ajo (que también verás que es muy potente) y una cucharadita de jengibre en polvo. Así, tendrás un buen kit para mantener tus defensas bien arriba y tener un ejercito de anti virales naturales luchando por tu bienestar.

Cómo usar el orégano para estos fines
Es fundamental saber que los mejores resultados se dan a través del aceite de orégano. Es allí donde se encuentran las dosis necesarias de esta sustancia potente llamada carvracol. Es mediante él que vas a lograr que tu salud esté en las mejores condiciones posibles.

Desde ya, también puedes comerlo en tus comidas, tanto fresco y crudo, como seco y en cocción. Además, sirve para infusiones y viene asimismo en formato de cápsulas. Pero, reitero, nada mejor que el aceite de orégano si lo que quieres es hacer que sus propiedades se vean a todo nivel.