intoxicaciones

Diciembre podría ser calificado el mes de los excesos. El cierre del año carga la agenda de festejos con familiares, amigos, compañeros de trabajo. En las reuniones se come y se toma más de lo habitual, al punto que algunos terminan en la guardia del hospital a raíz de los malestares gástricos derivados de las comilonas. Pero los atracones no son los únicos efectos indeseados de esta época: las intoxicaciones con alimentos también están a la orden del día, por eso especialistas del área emitieron recomendaciones sobre cómo elegirlos, cocinarlos y consumirlos y así evitarse además de un dolor de panza, un dolor de cabeza.

Un relevamiento realizado por el Ministerio de Salud bonaerense en tres hospitales de referencia arrojó que en diciembre se incrementan un 30% las consultas por intoxicaciones o cuestiones derivadas de los excesos en la ingesta de comida.

La mayonesa, “vedette” de la mesas navideñas (presente en el vitel toné, la ensalada rusa, huevos y tomates rellenos, piononos, etc), puede ser responsable de una intoxicación. Es que, entre los cuadros bacterianos, una de las patologías más frecuentes es la salmonelosis (producida por bacterias del género salmonella). “Estos gérmenes están presentes en las mayonesas caseras, por el huevo, y en los pollos mal cocidos, porque justamente son estos animales los que se contaminan con la bacteria”, explicó Natalia Iriarte, médica de guardia del hospital San Martín de La Plata.

La escherichia coli es otra bacteria que puede estar presente en los alimentos mal cocidos o conservados de manera incorrecta. En el organismo puede presentarse de diversas maneras, pero la más común y peligrosa es el Síndrome Urémico Hemolítico, que ataca principalmente a los riñones, pero que también puede afectar al aparato gastrointestinal y al sistema nervioso.

Los chicos son más vulnerables a ese tipo de cuadros, pero también son blanco de intoxicaciones con lácteos mal conservados, sobre todo en estas épocas de altas temperaturas. Reinaldo Reimondi, director del hospital de Niños de La Plata, confirmó que en este mes también suben las consultas pediátricas por descomposturas y enfermedades trasmitidas por alimentos. En general los causantes son helados u otros lácteos en los que se corta la cadena de frío.

Mejor prevenir
Con el objetivo de evitar malestares y visitas de urgencia al hospital, Mónica López, directora de la Oficina de Alimentos bonaerense emitió una serie de recomendaciones para la conservación y elaboración de alimentos:

– En el supermercado siempre hay que dejar para el final la compra de alimentos perecederos, chequear las fechas de vencimiento y no mezclarlos con otros productos.

– No deben pasar más de dos horas entre el momento de la compra y su colocación en la heladera, para que no se pierda la cadena de frío.

– Antes de empezar a cocinar es fundamental lavarse las manos hasta las muñecas con agua y jabón.

– Utilizar diferentes utensilios para alimentos crudos, frutas y verduras y alimentos cocidos. Y lavarlos después de cada uso.