pump jack oil field

El miércoles los mercados petroleros cayeron en una sesión de bajos volúmenes negociados, ampliando más de una semana de volatilidad en momentos en que los operadores evaluaban si un creciente suministro ya se estaba reflejando en los precios.

El petróleo cayó desde temprano y sondeó nuevos mínimos después que datos desde Estados Unidos mostraron que los inventarios de crudo subieron inesperadamente en 7,3 millones de barriles la semana pasada al mayor nivel que se tengan registro para diciembre. Los analistas esperaban una baja estacional.

El petróleo en Estados Unidos cayó un 1,3%, a u$s 55,84 el barril en una jornada más corta por Navidad.

El Brent, en tanto, perdió u$s 1,45, a u$s 60,24 tras registrar un mínimo de sesión de u$s 59,37. El referencial ha fluctuado intensamente por sobre y por debajo de la marca psicológica de 60 dólares en los últimos siete días.

Los precios del crudo han colapsado este año a sus mínimos desde la crisis financiera. La débil demanda y un aumento en la producción de esquisto en Estados Unidos han creado un exceso de oferta a nivel global que la poderosa Arabia Saudita ha dicho que no reducirá al recortar su propia producción.